page title img

Clase F – Jesús me necesita

Clase F – Jesús me necesita

Print Friendly

Clase F – Jesús me necesita (1)

Jesus_me_Necesita(1)

Clase F

Ministerio de Niños

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Tema: ¡Jesús me necesita!  Jesús me necesita para que le sirva y lleve su Palabra.

I   Objetivos:

Que los niños aprendan que:

1º)  Debemos confiar en Jesús pues El es nuestro guía.

2º)  Es necesaria la oración, el orar para que no llenemos del conocimiento de Cristo.

3º)  Hay que estar dispuestos pues El nos necesita.

II   Lectura Bíblica (El maestro debe estudiar para preparar la clase)

Lucas 22:7-14 / Lucas 19:28-38

III  Versículo para recordar:

Marcos 16:15

IV  Desarrollo de la clase.

Nuestra confianza debe estar puesta en Dios, pues El nos guiará, su mano es poderosa.  Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua.  Jesús envió a Pedro y a Juan diciendo: “Id preparadnos la pascua para que la comamos.”  Entonces ellos le preguntaron: ¿Dónde quieres que la preparemos?  Y Jesús les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad se encontraran con un hombre que lleva un cántaro de agua; (visual F1) seguidle hasta la casa donde entrare y decidle al padre de familia de esa casa El Maestro dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?  Entonces él les mostrará un gran aposento alto ya dispuesto, preparadla allí.

Y los discípulos fueron y sucedió como Jesús lo había dicho.  El que conoce a Dios vive tranquilo, no vive de aquí para allá.  Dios quiere que caminemos conforme a lo que El quiere en nuestras vidas.  Cuando uno ama hace. Podemos ver que Juan y Pedro siempre estaban con Jesús en todas partes.  Ambos tenían diferentes personalidades. Pero ellos estaban juntos porque sabían que Jesús los necesitaba.

En Lucas 19:28-38 vemos que iban camino a Jerusalén y estando cerca de Betania Jesús envió a 2 de sus discípulos diciendo: “Id a la aldea de enfrente y al entrar en ella hallareis un pollino atado en el cual ningún hombre ha montado jamás, desatadlo y traedlo. Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? Le responderéis así: Porque el Señor lo necesita.”  Fueron los discípulos y sucedió como Jesús lo había dicho.

Pusieron sus mantos sobre el pollino y subieron a Jesús encima y llegando, bajando del monte de los olivos, la multitud y los discípulos le adoraban a Dios por todas las maravillas que habían visto, diciendo:  ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor, paz en el cielo y gloria en las alturas!  (visual F2)  Vemos que Jesús tuvo necesidad del pollino para el servicio que iba hacer. Se encaminaba a Jerusalén a sufrir y morir por nosotros.

Jesús también nos necesita, nuestros labios para predicar su palabra, nuestras manos para llevar pan, ayuda y consuelo; nuestros pies para llevar el evangelio por toda la tierra; nuestros ojos para ver la miseria humana y no dejar de ver las injusticias del mundo y el pecado del hombre.  No crean cuando el diablo viene a decirte que tú no sirves.  El que esta dispuesto a cumplir sin demora ni excusa la voluntad del Señor verá que todo le sale conforme El ha prometido.

A Jesús nadie lo detuvo, El se dirigía a Jerusalén a cumplir la voluntad del Padre.  Debemos adorarle con todo nuestro ser, adorarle con todas nuestras fuerzas.  Algo que debemos saber es que Jesús nos necesita.  Fuimos escogidos desde el vientre de nuestras madres.  Jesús llegó a nuestras vidas para guiarnos por eso nuestra confianza debe estar puesta en El.  Las personas viven pendiente a muchas cosas en este mundo, pero  ¿porqué no vives anhelando saber para qué sirves a Dios?

Los discípulos le preguntaron: ¿Dónde tú quieres que preparemos la cena? Ellos querían conocer.  Algo que tiene que estar en nuestras vidas es el querer conocer lo que Dios quiere, ser dirigidos por él.  La única forma en que podemos conocer sus propósitos, su dirección es cuando oramos. La oración es la forma para nosotros acercarnos más a Dios y conocer su voluntad.  Necesitamos que Dios nos hable, tener comunión íntima con El.  El nos dirigirá en oración.  Debemos pedirle a Dios que nos hable, que nos muestre el camino, que nos dirija, así como dirigió la vida de Juan y Pedro.  Y está en nosotros confiar en su palabra, como lo hicieron los discípulos.  Despégate de tu conocimiento porque El te opaca, llénate mejor del conocimiento de Cristo.

Le haz preguntado a Dios: ¿Dios, que tú quieres de mí?  Muchas veces planificamos nuestras cosas sin pensar en lo que Dios quiere para nuestras vidas.  Cuando Jesús pide a nuestras vidas hay que hacerlo.  Sé sabio y di: ¿Qué tú quieres de mí Jesús?  Cuando vayas en oración, El te guiará.  Muchos viven aturdidos, no saben qué hacer. Jesús sabía que ese hombre estaría con su cántaro.  Dios lo sabe todo.  ¿Por qué aturdirnos y preocuparnos?  Aprendamos a seguir las instrucciones de Dios. Ya está escrito lo que tú tienes que hacer.  Confía en El.  Halla disposición en nuestras vidas; el hombre del cántaro lo hizo así. El dio su aposento alto para reunirse.  Tu vida está en las manos de Dios.  Ríndete a El día a día.  Búscalo en Oración.

¡Heme aquí úsame, oh Jehová, que Dispuesto estoy!

V   Actividad sugerida: Colorear algún dibujo de la clase.