page title img

Estudio 1039 – No te asustes (no te acobardes, no te atemorices) – Isaías 41:10

Estudio 1039 – No te asustes (no te acobardes, no te atemorices) – Isaías 41:10

Print Friendly

Estudio 1039

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE EST. BÍBLICO #1039 – IGLESIA EN LAS CASAS

PASTORA EDITH CRUZ SEMANA DEL 9 @ 15 DE JULIO DEL 2019

Tema: “No Te Asustes (No Te Acobardes, No Te Atemorices) Isaías 41:10

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” El objetivo de estos versículos es acallar los temores y animar la fe de los siervos de Dios en sus aflicciones. ¡Es levantar el ánimo de nuestras vidas! Todos los que le sirven fielmente a Dios, abrigarán esperanza mediante la paciencia y el consuelo de las Escrituras.

I. Isaías 41:10 “No temas…”

A. ¡PORQUE DIOS ESTÁ CONTIGO!

1. Tenemos que depender de SU PRESENCIA ENTRE NOSOTROS como nuestro Dios.

2. “…yo estoy contigo…”

3. “…yo soy tu Dios…”

4. “¡Yo te doy vigor, te esfuerzo, te doy fuerzas, empuje, ánimo!”

5. “¡Sí, Yo te ayudaré!”

6. “¡Siempre te sustentaré, te sostendré, te aguantaré con la diestra!”

7. Salmo 56:3 “En el día que temo, Yo en ti confío.” ¡Cuando me sobrecoge el miedo…!

8. Cuando me sobrecoge el miedo (cuando me espanto, me aterro, me estremezco, me asusto) hasta el punto de huir despavorido, ¡yo en Ti confío! ¡Y sólo así puedo silenciar mis temores!

9. Josué 1:9 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Te he mandado a lo que has de hacer.

a. Por tal razón, será hecho. ¡No temas ni desmayes!

b. Nos ayudaría mucho a animarnos y alentarnos si tuviésemos la vista fija en la garantía divina y oyésemos a Dios que nos dice: “¿No te lo he mandado?”

c. ¡Por tanto, yo te ayudaré, te aceptaré, te prosperaré y te premiaré!

10. Salmo 118:6 “Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” ¡No temeré!

a. ¡Jehová está conmigo! ¿Qué me puede hacer un simple mortal?

b. El salmista había estado en angustia.

c. Había muchos que le aborrecían y esto no podía menos que entristecer a quien era de un espíritu generoso y procuraba ganarse el afecto de todos.

d. Los simples mortales no pueden con uno, quieren llevarnos a temores, ¡pero Dios está conmigo!

11. Salmos 23:4 “Aunque ande en valle de sombra de muerte…”

a. Es decir, por un valle tenebroso, expuesto al asalto de fieras y ladrones, ¡no temeré mal alguno!

b. No se trata de muerte, sino de sombra de muerte, sombra sin cuerpo, figura sin realidad. ¡Ni la sombra de una serpiente nos puede dañar, ni la sombra de una espada nos puede matar!

c. Es valle de sombra, bastante profundo como para ser tenebroso, pero los valles son también fructíferos, como lo es aún la misma muerte, ¡para los piadosos hijos de Dios!

d. En un pasar por el valle no se perderán sino que saldrán a salvo, ¡al monte de especias aromáticas que hay al otro lado! “…porque Tú estarás conmigo.”

e. Porque Tu vara y Tu cayado me llenarán de aliento, ¡me transmiten fuerzas y ánimo!

f. La VARA es un palo recio (fuerte) que el pastor de Palestina usa todavía para defenderse a sí mismo y a sus ovejas, mientras que el CAYADO es un báculo más largo, no tan recio, curvado en un extremo, que el pastor usa para conducir a las ovejas.

12. Romanos 8:15 “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor…” ¡Cuántas cosas has oído que te echan temor y te dejan sin esperanza!

a. Cuando hemos NACIDO DE NUEVO, ¡no hemos nacido a una posición de servidumbre!

b. No eres introducido en la casa de Dios como un esclavo, sino que recibes el espíritu de adopción; es decir, eres puesto en la familia de Dios, ¡COMO UN HIJO!

c. Por un instinto espiritual verdadero levantas la mirada a Dios y lo llamas, ¡Abba, Padre! ¡PAPÁ!

d. Papá, aunque es una palabra castellana tan familiar al dirigirnos a Dios, permanece la verdad de que, ¡AQUEL QUE ES INFINITAMENTE EXCELSO ESTÁ TAMBIÉN ÍNTIMAMENTE CERCANO!

e. Adopción = es tomar un hijo de otro padre como un, ¡HIJO PROPIO!

f. ¡Tenemos a Dios, a nuestro Padre! ¡No te asustes! ¡No hay porque temer! Amén.

Attachments

Share it: