page title img

Estudio 1043 – Nuestro testimonio dice si hay fe o no – (Retiro) – Hebreos 12:1

Estudio 1043 – Nuestro testimonio dice si hay fe o no – (Retiro) – Hebreos 12:1

Print Friendly

Estudio 1043

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE EST. BÍBLICO #1043 – IGLESIA EN LAS CASAS

PASTORA EDITH CRUZ SEMANA DEL 30 JULIO @ 5 AGOSTO DEL 2019

Tema: “Nuestro Testimonio Dice Si Hay Fe o No” (Retiro) Hebreos 12:1

Ellos, hombres y mujeres de fe, nos rodean como una gran “nube de testigos.” Son aquellos, que son descritos en el capítulo 11, los cuales sufrieron duramente por su “lealtad al Señor” pero que resistieron. Estos mantuvieron aquella firme perseverancia con sus “menores privilegios.” ¡Cuánto más deberíamos nosotros, a los que han llegado las mejores cosas del cristianismo!

Ellos nos rodean como una “gran nube de testigos.” Más bien, estos creyentes, de los cuales nos hablan las Escrituras de cómo vencieron, nos dan testimonio a nosotros mediante sus vidas de fe y paciencia poniendo ante nosotros un gran ejemplo que imitar. ¿Dudas de que el cielo nos ve? Lucas 15:7 dice: “Os digo que ASÍ HABRÁ MÁS GOZO EN EL CIELO por un pecador que se arrepiente…” ¡En el cielo ven cuando un pecador se arrepiente! ¡Y se gozan!

Uno que corre no puede tener sobrepeso en los pies y esto no se refiere a pecado interno. ¡Es que hay que correr con los pies livianos! Si fuera peso de pecado interno ya se estaría descualificado, pues alguien con sobrepeso de pecado ya está descualificado para correr. Las muchas tentaciones vienen para estimular la concupiscencia y dice la Palabra de Dios: “Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.” (1 Juan 2:15).

A. Es que esta carrera demanda DISCIPLINA Y PACIENCIA para vivir con un testimonio de fe. Hemos de despojarnos de todo aquello que pesa y por eso puede estorbarnos:

a. de posesiones materiales, posesiones económicas

b. de vínculos familiares

c. del amor a la comodidad

¡Si el corredor no se despoja de estos pesos nunca ganaría la carrera!

B. ¡Veamos estos hombres grandes que tuvieron fe en el Señor y que nos dejaron como ejemplo sus testimonios de fe y por tal razón su pureza!

1. Moisés (Éxodo 32:26) (“…se puso Moisés a la puerta del campamento y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron…”) ¡Hubo consagración! (Vs.29) “…para que Él derrame bendición hoy sobre vosotros.” (Vs.32) Rogó a  Jehová Moisés, “…y si no, ráeme (bórrame, dame de baja, elimíname) ahora de tu libro que has escrito.”

2. Job 11:14 “Si alguna iniquidad…” (maldad, perversidad, abuso o gran injusticia). La iniquidad es maldad, impiedad o culpa y su gravedad está por encima del pecado. Como tal, es una ofensa contra Dios, fundada en el desconocimiento y rechazo de las “leyes del Señor.” La iniquidad es un desprecio por las leyes de Dios, no hay sujeción a la autoridad o la ley del Señor. Ezequiel 28:12 y 17 “Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado de hermosura… Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura… (engrandecerse, enorgullecerse).” Aquí se refiere a Satanás.

3. 1 Corintios 9:24 “Corred de tal manera que lo obtengáis.” Debes abstenerte: (Vs.27) “…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”

4. Gálatas 5:7 “Vosotros corrías bien; ¿quién os estorbó (les impidió, les puso dificultad) para no obedecer a la verdad? ¿No sigues la verdad? ¿Acaso, tienes tu mente como tu educadora para así desafiar las leyes de Dios y hacer la iniquidad?

5. Efesios 4:22 En tu antigua manera en que vivías. No digas: “¡Yo era así desde niño! ¡Y así sigo! ¿Quieres terminar con eso ya? Digo, si es que quieres, hoy está para ti el detenerte para terminar para siempre tu mal. ¡Si es que quieres! “…despojaos del viejo hombre, que está viciado (con impulse hacia lo que se apetece) conforme a los deseos engañosos (a lo que no es la verdad)…”

6. 2 Timoteo 4:7 “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.”

a. Pablo alcanzó la corona de justicia (Vs.8).

b. Pablo nuestro gran hombre de fe y su testimonio: de azotes, naufragios, cárceles, huidas, hambre, enfermedad y de gente que lo traicionaban y lo dejaban (Vs.10). Su testimonio deja ver como luchaba para “guardar la fe” que es lo que lo llevaba a Dios. ¡Si pierdes la fe, entonces ya no crees, no se obedece, hay rebelión, llega la amargura a tu vida y te gobiernas tú y te condenas tú solito!

7. 1 Pedro2:11 “…extranjeros y peregrinos…” ¿Eso eres aquí en la tierra? ¿Por qué has de vivir tan placenteramente como hizo Satanás en su iniquidad fuera de las leyes de Dios, en una anarquía, en impureza, lujurias, fornicación, adulterios (en desorden y placeres ilimitados)? “…os ruego…que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma.” Tu carne batalla contra tu alma. ¡Tú decides! ¡O peleas la buena batalla y ganas o no lo haces y pierdes! Ezequiel 28:12-16 Satanás era el sello de la perfección y se halló en él maldad. Nosotros somos perfectos cuando la sangre de Cristo nos limpia, pero cuando se camina mal y se vuelve atrás, sucederá lo mismo, “…se halló en ti maldad.” ¿Lucharás? ¿Guardarás la fe? ¡Tú decides!

8. (Vs.16) “A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad y pecaste…” Satanás hizo contrataciones. Los hombres también las hacen con el mundo. Si haces contrato con el mundo es por el orgullo. ¿Eres del cielo? Si el orgullo es lo suficientemente mortal como para destruir a un ser tan poderoso y sabio, ¡cuánto más cuidado debemos tener nosotros los mortales para no Andar independientemente del Señor! ¿Oras? ¿Lees y amas la Palabra? ¿Vives apartado del mundo? No hagas contrato (un acuerdo cuando dos o más se comprometen a cumplir una serie de condiciones), no hagas pacto, no te obligues con otros. ¡No hagas acuerdos con otros y no con el Señor! ¡Tu testimonio dice si hay fe o no! Amén.

Attachments

Share it: