page title img

Estudio 1062 – Conocer nuestra conducta – Santiago 3:13

Estudio 1062 – Conocer nuestra conducta – Santiago 3:13

Print Friendly

Estudio 1062

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE ESTUDIO BÍBLICO #1062 IGLESIA EN LAS CASAS

PASTORA EDITH CRUZ SEMANA 17 @ 23 DICIEMBRE DEL 2019

Tema: “Conocer Nuestra Conducta” Santiago 3:13

Se entiende que hay tres factores o elementos que regulan o influyen en la conducta. LA PRIMERA ES “EL FIN U OBJETIVO POR EL QUE UNO HACE LAS COSAS.” La conducta parte del objetivo, del deseo de llegar a la meta que se pretende lograr. El comportamiento adquiere sentido cuando hay una motivación. Es decir, que la conducta posee algo que la moviliza, una causa. Así que la conducta posee o se produce por una causa determinada. Somos y hacemos según lo que queremos o lo que buscamos.

Hay otros dos elementos más que dirigen nuestra conducta, ellos son “LA SOCIEDAD” y “EL AMBIENTE.” La conducta de la persona tiene que ver mucho con LA SOCIEDAD o el conjunto de personas con quienes interactúa y con EL AMBIENTE físico y social en el que uno se mueve. Estos dos son factores EXTERNOS que influyen en la conducta de cualquier persona. Hay otro factor o elemento algo diferente a los tres anteriores, que es el factor biológico (los genes). El elemento biológico son cuestiones genéticas del carácter interno de cada persona.

Así que las personas poseen distintas conductas, definiendo en este caso a la conducta como una reacción. La diversidad de las conductas se debe a que las personas tienen distintos fines, distintos objetivos en sus vidas. La conducta responde al fin deseado en el momento en que se vive. Se actuará conforme a ese estímulo determinado.

En Su Palabra Dios enseña y nos guía para la conducta que Él espera de nosotros los que le seguimos.

I. (Santiago 3:13) Si alguien es SABIO Y ENTENDIDO, lo demostrará mediante su ¡BUENA CONDUCTA!

A. La BUENA CONDUCTA viene junto con el espíritu humilde que proviene de la sabiduría.

1. Tú dices más por tu conducta que por lo que dices con tu boca.

2. Hay conductas de malacrianza en los niños, son malas conductas aprendidas de sus padres.

3. Por ejemplo, hay niños que dicen groserías. Estas groserías provienen de las palabras que oyen de sus padres cuando éstos se molestan y se llenan de ira, cuando el semblante se les transforma o su voz cobra un tinte más grueso.

4. El espíritu humilde está donde único se puede encontrar, ¡en la esquina donde se ora, en el rincón de la oración del creyente que ama a su Dios!

5. “…Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.”

6. El Señor Jesús, quien es la encarnación de la verdadera sabiduría, no era orgulloso ni arrogante; era manso y humilde de corazón (Mateo 11:2 “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN; y hallaréis descanso para vuestras almas.”).

7. Por tanto todos los que son “verdaderamente” sabios tendrán la marca de la HUMILDAD GENUINA, ¡su buena conducta mostrará sus obras en sabia mansedumbre!

8. La humildad o la ausencia de ella se deja ver en tus hijos, ¡si no es hoy se verá mañana!

B. (Proverbios 20:11) El muchacho es conocido POR SU CONDUCTA.

1. Desde la más tierna infancia muestran los niños las líneas características que señalarán su conducta ¡por toda la vida!

2. Por eso, los padres deben observar diligentemente a sus hijos, el fin es “descubrir sus disposiciones e inclinaciones” y de este modo dirigirles hacia la sabiduría, hacia el espíritu de humildad.

3. Hoy día se ve poca humildad en los niños y jóvenes; y aún ya adultos se comportan como los que no tienen el espíritu de humildad, el cual es necesario para lograr la sabiduría de lo alto.

4. ¡Los mensajes y jueguitos tontos que les brindan las redes de la web les tienen el celebro blanqueado y por ello no le puede entrar la sabiduría del Cielo!

C. (2 Pedro 2:6-9) El mismo Dios que lanza destrucción sobre los impíos, por su conducta malvada, rescata al justo y sabio que no deja que la SOCIEDAD NI EL AMBIENTE en que vive lo hagan conducirse mal.

1. Pedro deja ver esto mediante la experiencia de Lot.

2. Pedro, inspirado por el Espíritu Santo, nos dice que Lot era un justo que vivía abrumado por LA CONDUCTA LICENCIOSA (conducta atrevida y sin moral) de aquellos libertinos.

3. ¡Dios vio que Lot tenía una fe genuina y que amaba la justicia y aborrecía el pecado!

4. La conducta moral de aquellos malvados no pudieron con la CONDUCTA DE LOT, con su fe genuina.

5. La conducta de los impíos del tiempo de Lot era abominable, detestable, odiosa, cruel e inmoral. Hoy día, es igual en los que nos rodean. Pues, creo que eso nos debe preocupar. ¿Cuál es TU CONDUCTA?

6. (Vs.7) En medio de la nefanda conducta (abominable maldad) de aquellos malvados, Lot que era justo, afligía CADA DÍA su alma justa por los hechos que veía en ellos. Nadie lo pudo hacer que su conducta cambiara, porque él era un justo.

7. No lo cambió el AMBIENTE, ni la SOCIEDAD pues su fin era bueno, su OBJETIVO era siempre ¡agradar a nuestro Dios! Amén.

Attachments

Share it: