page title img

Clase #10 Depravación del hombre

Clase #10 Depravación del hombre

Print Friendly

Clase 10 Depravación del hombre

Clase de líderes

Iglesia Mega Zoé

Clases de Líderes

Pastora: Edelmira Cruz

Clase #11: Tito 3:4

Tito 3:4 Pero… a esta depravación del hombre.

1. Esta horrible imagen de la depravación del hombre queda interrumpida por uno de los grandes pero de las Escrituras.

2. ¡Cuán grande es la intervención de Dios para salvar al hombre de destruirse a sí mismo!

3. En nuestras vidas lo que se debe tener es agradecimiento a Dios por haber intervenido en nosotros para que no fuéramos condenados.

4. No debe haber queja, ni desánimo ni porqué lamentarnos por esta vida que Dios proveyó para su pueblo.

5. Alguien los ha llamado las barreras divinas en el camino del hombre al infierno.

6. Pero cuando se manifestó la bondad (la benignidad) de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres.

7. En otro sentido, la bondad y misericordia de Dios se nos manifestaron cuando fuimos salvos.

8. Fue dada esta manifestación, de los atributos de Dios, que enviase a su amado Hijo para morir por un mundo de rebeldes pecadores.

9. Amor para con los hombres; este pensamiento en Dios para nuestras vidas era: amor, gracia y misericordia.

10. ¿Quién nos podrá dar tanto junto?

11. Alguien nos puede amar, pero no dará su vida para que haga algún efecto en uno; Jesús sí se dio.

12. La gracia nadie nos la puede dar, eso es revelado solo de arriba, de donde está Dios.

13. Misericordia para perdón de pecado, nadie lo puede hacer solo Dios del Cielo.

14. Nuestro Dios, nuestro Salvador en el sentido de que El envió a su Hijo en el mundo como nuestro Sacrificio por el pecado.

II Tito 3:5 Nos salvó:

1. Esa gran culpa por el pecado: pasado, presente y futuro.

2. Todos éramos futuros cuando Jesús murió, y su muerte nos cubrió a todos.

3. Fíjate lo más que le cuesta al hombre es recibir el perdón para comenzar una nueva vida.

4. Míralo en el llamado: ¿Cómo le cuesta al hombre dar el paso del arrepentimiento?

5. Claro que los pecados son grandes pero Grande es el que murió: Jesús.

6. Es que la salvación no se basa en buenas obras.

7. Uno no llega a ser cristiano por vivir una vida cristiana.

8. No son las buenas personas las que van al cielo.

 

9. El testimonio constante de la Biblia es que los hombres no pueden merecer la salvación. (Efesios 2;9; Romanos 3:20,4:4-5, 9:6; Gálatas 2:16,3:11)

10. El hombre no se puede salvar por buenas obras.

11. En Isaías 64:6 dice que Todas las acciones justas son como trapos de inmundicia para Dios.

12. No puede llegar a ser cristiano viviendo la vida cristiana por la sencilla razón de que no tiene poder en sí mismo para vivir una vida cristiana.

13. No son los buenos los que van al cielo: ¡son los pecadores que han sido salvos por la gracia de Dios!

14. Las buenas obras no nos hacen merecedores de la salvación, sino que son resultados de la salvación.

15. Allí donde hay verdadera salvación habrá también buenas obras.

16. Pues Dios no nos salvó en virtud de obras de justicias que nosotros hubiéramos

hechos, sino conforme a su misericordia.

17. La salvación es una obra de misericordia- no de justicia.

18. La justicia demanda que se administre el castigo merecido; la misericordia provee un camino de justicia por el que se evita el castigo.

19. Dios nos salvó por el lavamiento de la regeneración:

a. (2 Corintios 5:17) Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas

viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas.

b. La conversión es en realidad una nueva creación.

c. (Juan 13:10) Está bajo la figura de un baño: “El que está lavado”

d. Es la misma figura que usó Jesús al enseñar a los discípulos que hay sólo un

baño de regeneración pero muchos necesarios lavamiento de la contami-

nación.

e. Ese baño de regeneración no tiene nada que ver con el bautismo.

f. No se trata de una purificación corporal mediante agua, sino de una

purificación moral mediante la palabra de Dios. (Juan 15:3)

g. El bautismo no es siquiera un símbolo de este baño más bien representa la

sepultura con Cristo en muerte. (Romanos 6:4)

20. Nuestro nuevo nacimiento también es mencionado como una renovación por el

Espíritu Santo.

a. El Espíritu de Dios produce una maravillosa transformación; no el

resentimiento de nuevos ropajes sobre el viejo hombre, ¡sino poniendo a un nuevo hombre en los vestidos!

b. El Espíritu Santo es el Agente en la regeneración y la palabra de Dios es el instrumento.

III Derramó el Espíritu Santo

1. Dios derramó el Espíritu Santo sobre nosotros abundantemente.

2. En cada creyente vive el Espíritu desde el momento en que renace.

3. El Espíritu es suficiente para dar la gloriosa renovación a que se hace referencia.

4. El Espíritu es dado por medio de Jesucristo, nuestro Salvador.

 

5. Así como la abundancia de la corte de Faraón, fue mediada a los hijos de Jacob por José, así las bendiciones de Dios, incluyendo la “inenarrable” bendición de su Espíritu, nos son mediadas por el Señor Jesús.

6. Las tres Personas de la Bienaventurada Trinidad se mencionan en relación con nuestra salvación:

a. Dios Padre (v. 4)

b. El Espíritu Santo (v. 5)

c. Dios Hijo (v. 6)

IV. Tito 3:7 El resultado inmediato de nuestra regeneración

1. Es que justificado por su gracia venimos a ser herederos conforme a la esperanza

de la vida eterna.

2. Por medio de la redención que es en Cristo Jesús, Dios no conmuta como justos

por un acto de asombrosa gracia.

3. Y nos hacemos participantes en esta herencia.

4. Somos herederos de todo lo que Dios ha preparado para los que le aman. Ahí el

secreto a los que le aman.

5. Todo lo que se incluye en estar con Cristo y como El para toda la eternidad

constituye nuestra esperanza.

V. Tito 3:8 Palabra fiel es esta

1. La esencia del argumento parece ser que habiendo sido Salvador de tantos por una

salvación tan grande deberíamos vivir de una manera digna de nuestro sublime

llamamiento.

2. Tito debía insistir en estas cosas (tratadas en el v. v. 1-7) en su ministerio en

Creta, de modo que los creyentes procurasen ocuparse en buenas obras.

3. Aunque la expresión buenas obras puede significar ocupaciones honrosas, el

sentido probablemente correcto es el más amplio, el de buenas obras en general.

4. Las enseñanzas que llaman a una conducta consecuente con la propia profesión

cristiana son útiles y provechosas.

5. Toda enseñanza debería tener una aplicación personal y práctica.