• Register
Clase #181 Salomón muestra su sabiduría
PDF
Print
E-mail
Written by Administrator   
Monday, 07 January 2013 12:47

 

Ministerio de Niños
Iglesia Cristiana Mega Zoe
Tema: Salomón muestra su sabiduría
I. Objetivo:
 Que los niños aprendan que:
1. Deben pedir sabiduría a Dios.
2. Lo que ocultamos dentro de nosotros (sea bueno o malo) un día será manifiesto.
II. Lectura Bíblica: (El maestro debe estudiar para preparar la clase)
 1 Reyes 3:16-28
III. Versículo Bíblico:
 Salmo 41:12
IV. Repasar clase anterior
V. Desarrollo de la clase.
  •  Le traen a Salomón una querella (una queja) le traen dos mujeres rameras. Se comienza a manifestar la sabiduría de Salomón. (1 Reyes 3:16)
  •  Dos mujeres y rameras le presentan su asunto a Salomón. Ellas eran las que estaban implicadas en el asunto.
  •  Era un caso difícil y se lo llevaron directamente al rey. Era la costumbre en el oriente.
  •  Estas dos mujeres vivían en la misma casa, las dos tuvieron hijos y se llevaban dos días solamente de diferencia. (1 Reyes 3:17-18)
  •  Una de ellas, se acostó sobre su hijo, lo más seguro fue sin querer que se acostó sobre su hijo y lo mató. (1 Reyes 3:19)
  •  Cuando se da cuenta, lo cambio de noche por el de la otra. Cuando la otra se levantó, se dio cuenta del fraude. (1 Reyes 3:20-21)
  •  La mujer piensa y se da cuenta que aquella mujer se quiere quedar con su niño y que para nada se lo va a entregar.
  •  Nadie podía ayudarle mejor que el rey con su sabiduría, más ella pensaba que él no se iba a ir a favor de ninguna, sino que haría justicia. La otra reclama su derecho, que su hijo vivo es el de ella. (1 Reyes 3:22)
  •  ¿Quién sería la verdadera madre? No estamos en estos tiempos con el A.D.N que saben por la sangre de quien podía ser.
  •  Las dos le reclaman con la misma pasión, estaban interesadas igual; en ninguna había indiferencia, las dos lo querían. Ninguna estaba interesada por el niño muerto, las dos querían al niño vivo.
  •  No tenían un padre responsable porque ellas eran rameras, así que sus rasgos no eran lo que los podían distinguir.
  •  Aquellos vecinos tampoco le prestaron mucha atención porque eran rameras y las tenían de lado. Aún le hubiesen hecho la circuncisión nadie le prestó mucha atención.
  •  Ellas estarían lejos de sus familiares porque tomaron un estilo de vida libre, sin deber a llevar una vida pura, así que debían de estar muy solas.
  •  El rey las escuchó pacientemente, lo que decían la una y la otra. Ellas hablaron hasta el cansar delante del rey. (1 Reyes 3:23)
  •  Salomón escucha largamente la defensa de ellas y pide una espada. (1 Reyes 3:24)
  •  Aquellas mujeres tienen que haber quedado en un silencio y en miradas de preocupación. ¡Cuántas cosas estarían pasando por su mente en aquellas mentes!
  •  La madre verdadera lo que quería era que la otra le devolviera su hijo.
  • La que había matado a su niño, quería tener un hijo, así que cada una luchaba por lo suyo.
  •  ¿Qué ira a hacer el rey con una espada? Sería la pregunta de ellas.
  • Salomón dio la orden de que partiesen por medio al niño vivo y diesen la mitad a cada una de las mujeres, que tanto se discutían que eran de ellas el niño. (1 Reyes 3:25)
  •  Con aquella propuesta que partiesen al niño vivo por la mitad, se descubre la verdad.
  •  Siendo Salomón un hombre tan sabio, lo más seguro era que el supiese quien era la madre.
  •  A la madre se le tenía que notar la aflicción, que le querían quitar al niño. Sus gestos, sus movimientos, su dolor, podían hablar más que sus palabras. (1 Reyes 3:26)
  •  El atrevimiento de la no verdadera madre, su listeria, su atrevimiento, su desfachatez tenían que declarar cuán perversa era.
  •  Salomón era muy sabio para saber cuál era la verdadera madre, pero él quería que ellas mismas declarasen lo que había en cada una.
  •  La que no era madre, estuvo de acuerdo que partieran al niño por la mitad ya que el de ella no estaba vivo, pues el de la otra también muriese. (1 Reyes 3:26)
  •  La verdadera madre cuando escuchó que a su hijo lo iban a despedazar, su corazón se turbó de gran dolor y prefirió que se lo dieran a la otra mujer.
  •  Su expresión fue, “¡Ah, señor mío! Dad a ésta el niño y no lo matéis”.
  • Sus entrañas se le conmovieron de gran dolor, no podía decir como dijo la otra: “Partir por medio al niño vivo”. ¡Esto no lo diría una madre! (1 Reyes 3:26)
  •  Ella se alegraría. Más la verdadera madre preferiría ver a su hijo vivo en los brazos de la otra antes que verlo muerto. Esta tierna expresión dejaba claro que ella era la verdadera madre del niño vivo.
  •  Salomón puede dar una sentencia muy acertada porque las mismas mujeres dejaron ver cuál era la verdadera madre. “Dad a aquella el hijo vivo y no lo matéis; ella es su madre.” (1 Reyes 3:27)
  •  Salomón agarra una gran reputación entre el pueblo por todo lo que sucedió en este juicio con las mujeres rameras. Escuchó todo Israel del juicio que había dado el rey y temieron al rey.
  •  El pueblo entendió que la sabiduría de Salomón venía de Jehová para juzgar al pueblo. Así que la reputación de Salomón crece en medio del pueblo. (1 Reyes 3:28)
  •  Con la sabiduría de Dios se le haría más fácil a Salomón para poder desempeñar su alto cargo así que el pueblo estaría seguro que los iba a poder llevar justamente.
VI. Actividad Sugerida: Colorear un dibujo de la clase.
Attachments:
FileDescriptionUploaderFile sizeDownloads
Download this file (Clase 181 Salomón muestra su sabiduría.pdf)Clase 181 Salomón muestra su sabiduría.pdf Administrator40 Kb149
Last Updated on Monday, 07 January 2013 12:56