• Register
Estudio 682 - El amor de Dios para con uno - Romanos 5:5
PDF
Print
E-mail
Wednesday, 22 June 2011 13:37

Estudio 682

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE ESTUDIO BIBLICO # 682 -IGLESIAS EN LAS CASAS

PASTORA EDITH CRUZ MARTES 3 @ 9 MAYO DE 2011

Tema: “El Amor De Dios Para Con Uno” Romanos 5:5

La esperanza no avergüenza, así nos enseña Dios en su Palabra. Si fuésemos a estar esperando por algo que luego descubrimos que nunca íbamos a recibir, entonces eso sería una esperanza frustrada que nos avergonzaría. Pero, la esperanza de nuestra salvación nunca será avergonzada. Nunca seremos frustrados ni encontraremos que hemos reposado sobre una confianza falsa. Tal como Dios lo ha prometido así nuestra salvación se cumplirá en su totalidad. ¿Cómo podemos estar tan seguros de esto? Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones. El amor de Dios, su amor para con nosotros por el Espíritu Santo que nos fue dado. En el momento en que tú crees se inunda nuestro corazón con estas expresiones del amor eterno de Dios y por ellas se nos asegura que Él se cuidará de llevarnos sanos y salvos al hogar celestial. Después que hayamos recibido el Espíritu Santo nos daremos cuenta que Dios nos ama. Así entonces, hay una convicción profundamente asentada de que Dios realmente me ama, a mí y a ti. Me puede venir la imagen de una señora de 82 años que podía sentir el amor de Dios hacia ella cuando unos cristianos puertorriqueños que representan el amor de Dios llegaron a su hogar en Perú.

 

Pablo entendió el amor del Padre.  (Romanos 8:8)  Este amor es sobrenatural. Es extra mundano, no es de este mundo. Conocemos el amor del mundo que es a cambio de beneficios, por interés, si hay alguna utilidad. Es la regla de este mundo, si de alguien no se recibe lo que se quiere se rompe aquello que se le llamó amor. Pero, el amor de Dios es diferente. La forma que Dios demostró su amor fue enviando a su Hijo a morir por nosotros. Entendamos que este amor viene según la voluntad soberana del mismo Dios. No

había bien alguno en nosotros como para que pudiésemos esperar recibir tal amor. No hay nada bueno en uno. Como Dios ama a Jeremías así nos ama a nosotros, con amor eterno.

(Jeremías 31:3) Con su amor eterno me ha amado. No es con un amor antiguo sino con un amor eterno. Me ama y te ama desde que Dios es Dios. Nos ama hasta siempre. Su amor es uno que no caduca jamás. Nadie ni nada puede separarnos de ese amor.  (Romanos 8:39)

 

Nada creado nos puede quitar tal amor. En Efesios 2:3,4 dice que antes vivíamos en los deseos de nuestra carne viviendo en la voluntad de la carne, de los pensamientos y que por naturaleza éramos hijos de ira. Pero el Dios de poder ha hecho un cambio prodigioso porque nos amó. Nos hizo un cambio de la fatalidad y de la desesperanza, sacándonos del valle de la muerte y llevándonos a los deleites indecibles del reino de su Hijo, del reino de Dios. Del cielo es de donde se origina el cambio, el autor es el mismo Dios.  Nadie más hubiera podido hacerlo; nadie más hubiese querido hacerlo. Te lo aseguro que no, por mí nadie querría hacerlo.

 

Un rasgo o característica de este “bendito” ser es que es rico en misericordia. Nos deja ver sus misericordias no tratándonos de la manera que merecemos ser tratados. Es una mina inagotable de riquezas hacia nosotros, aunque lleva milenios haciéndolo. Su intervención en nuestra vida ha sido por su gran amor con que nos amó. Su amor es muy grande porque Él mismo, Dios, es la fuente. El amor de Dios es grande, se deja ver en el precio que Él ha pagado. El envió al Señor Jesús, al único Hijo de Dios a morir por nosotros en la agonía de la cruz del Calvario.  Juan 3:16 Si eres hijo, tienes riquezas derramadas en ti por el amor de Dios.

 

Efesios 2:5 Éramos enemigos de Dios, estábamos muertos en nuestros pecados. Se deja ver lo grande del amor de Dios para con nosotros cuando teniendo nosotros una condición tan pecaminosa y repulsiva, estando nosotros muertos por nuestros delitos y pecados, ahora somos los amados. Éramos enemigos de Dios, estábamos destruidos y en degradación, pero a pesar de todo Él nos amó. Hemos sido vivificados, resucitados juntamente con Él, sentados con Él en lugares celestiales.  Efesios 2: 6 Este es el resultado de nuestra unión

con Él, esa es nuestra posición espiritual. Él es nuestro representante, no solo por nosotros sino como nosotros. Él murió, nosotros también; Él fue sepultado, nosotros también. Todos los pasos dolorosos por los que pasó y los beneficios que obtuvo por ello, que fue crucificado, resucitado y sentado en lugares celestiales, así nosotros también. Ahora tenemos vida con Él. Hemos recibido la gracia; recibimos salvación que no merecíamos, la recibimos como un don, no como algo que ganamos por algún esfuerzo. Y nos viene a

nosotros de Aquel que no tenía obligación de darla. ¡Gloria sea a su nombre por siempre! Amén.

Attachments:
FileDescriptionUploaderFile sizeDownloads
Download this file (Estudio 682.pdf)Estudio 682 - El amor de Dios para con uno - Romanos 5:5 Nancy Adames135 Kb160
Last Updated on Wednesday, 22 June 2011 13:46