• Register
Estudio 575 - Cuidando El Amor En La Iglesia. - Mateo 5:22
PDF
Print
E-mail

 

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE                                         ESTUDIO BÍBLICO #575(antes 327) - IGLESIA EN LAS CASAS                      

PASTORA EDITH CRUZ                                                                                             SEMANA DEL 20 @  26 DE ENERO DE 2009

 

Tema: “Cuidando El Amor En La Iglesia.”  Mateo 5:22

 

         Hermanos seamos conscientes de todo lo que nos quiere echar a perder, pues el enemigo ataca muy fuertemente al que ama.  Se habla mucho del amor y la gente se alaba de cuánto aman, pero en la práctica vemos que es muy poco lo que se cumple con el gran mandamiento. Si leemos con sumo cuidado a Mateo 5: 22 vemos que cuando no amamos podemos llegar a recibir unos juicios horribles. Y todos nosotros queremos estar libres de esos grandes riesgos.  Entendamos que cuando alguien se enoja con el hermano lo que hace es que lo maltrata y lo ultraja.  En ocasiones por un arrebato de coraje se le llama necio a un compañero de fe y esa palabra nunca la debemos usar contra nuestros hermanos porque su significado es muy fuerte.  En hebreo necio significa estar vacío, ser vano, no tener valor, es pensar de otro con desprecio.  Por eso digo que se maltrata, se ultraja. Eso se hace cuando no se ama. 

         Pero, el amor es maravilloso. Dios es amor, aprendamos de Él. Luchemos con fuerzas para conservarnos en el amor, en comunión con Dios. Pero, lo primero que debemos hacer es buscar nosotros mismos nuestra perfección y llenura de Dios con la ayuda del Espíritu Santo y la Palabra de Dios.  Ahí nos vamos perfeccionando en carácter y en el amor. 1 Juan 4: 18  Entonces, una vez eres perfeccionado en el amor todo lo que está a tu alrededor en cuanto a relaciones con los demás va a ser maravilloso.  Cuando tu comienzes a amar conforme a lo que el Padre ha querido, lo primero que haces es que te corriges a ti mismo y no estás pendiente a descargar culpas en otra persona. 

         Es terrible ver que las personas se enojan con los hermanos y no toleran sentir el abrazo del hermano en cuestión.  Por eso se ausentan y hasta se retiran de la iglesia. Luego, con el enojo viene la murmuración y las falsas calumnias.  Todo eso es para destrucción espiritual. Cuando surge el enojo contra el hermano, en realidad lo que se manifiesta es rebeldía contra Dios y segón dice Mateo 5: 22 esa personase expone al Infierno de fuego.  Jesús dijo:  “el que se enoja es culpable de juicio.”  Cuando a alguien se le ocurre meterse con el cuerpo del Señor (la iglesia) se mete con el mismo Señor.  Estará en graves problemas porque será llevado al juez y el juez al alguacil y será echado en la cárcel. Mateo 5:25   El Señor defiende la iglesia y quien acusa al agresor es el mismo Señor. Es Él quien entregará al juez y al alguacil para juicio.  Seamos fieles a Dios y al amor que Dios nos ha dado.

         En el amor no hay confusión ni duda, ni se buscan los por qué de las cosas.  Porque el amor es lo más maravilloso y grande.  Si hay algún triunfo es ahí donde está, en el amor.  Según Jesús lo deja ver, cuando uno no ama a un hermano no es el hermano el perjudicado, ni es el hermano el que sale mal, sino uno mismo.  Al fin y al cabo no es el hermano el que queda afectado cuando no lo aman. El que está falto de amor y no ama es el que está liquidado. Eso lo vemos en los que se levantan en calumnias y se ponen a murmurar sobre la iglesia del Señor.  Pero, Dios nos dió soluciones para cuando hay desacuerdos y malos entendidos. Cuando tenemos algo en contra del hermano la solución está en la Escritura y tiene un orden según leemos en Mateo 5:23-26.  Dice, “Deja tu ofrenda delante del altar, reconcíliate primero con tu hermano, regresas al altar y le presentas tu ofrenda a Dios.”  Hermano, el día que hagas eso serás libertado.  Reconcíliate con tu hermano para que puedas llegar a la mesa de tu Señor y puedas ser hijo y no esclavo.  Sí, líbrate de ser un esclavo y de ser castigado por los verdugos.  Mateo 18: 35  Porque  cuando nos convertimos en adversarios de nuestros hermanos nos convertimos en adversarios de nuestro Señor Jesucristo. Cuidémonos de todo eso y de todo lo que se parezca a ello.  No nos olvidemos que el que se aleja de la iglesia le llegará una muerte espiritual.  Y como la iglesia es la que ha detenido que el anticristo se manifieste, por lo tanto no puede dejarse vencer por el enojo, la murmuración, la carne y el Enemigo. 2 Tesalonicenses 2: 6

         Hay una cosecha de almas para recoger, pero la única manera para recogerla es con amor.  Los ministerios, los dones que Dios tiene para nosotros se tienen y se ministran con amor.  En este camino, es seguro que vamos a tener muchas personas que se levantan contra nosotros que no nos aman.   Pero, si permitimos que no haya amor en nosotros nos destruimos nosotros mismos.  Entonces no tendríamos cosecha en nuestra vejez, sino frustración.

         Cuidémonos de no hacer de Jesús nuestro enemigo, enojándonos con nuestro hermano, pues cuando nos enojamos caemos presos del odio.  “Habitad los hermanos juntos en armonía...” dice la Escritura, “...porque allí envía Jehová (su) bendición.” Salmo 133:1  Mientras más batallamos a favor de otros más vida se tiene.  Por eso Abraham, Jacob, Isaac, etc. vivieron tantos años.  La única forma de trabajar más para la salvación de los nuestros es amándolos.  Porque el que no ama no saldrá de la cárcel hasta que no pague el último cuadrante (la moneda más pequeña de los romanos.)  Es como decir, hasta que se cobre todo, hasta lo más pequeño no podrán salir de ahí.  El que no ama ha de pagar su mal.  Pero si tenemos paz con el Señor y nos arrepentimos entonces hacemos paz con los hombres.  Pero tenemos que entender que la paz no es cuando estamos de acuerdo, sino cuando amamos.  Por eso iglesia,  seamos sabios para amar.   Amén.