• Register
Estudio 267 - Vs. 48 “Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi - Juan 1: 43 - 51
PDF
Print
E-mail

 

IGLESIA CRISTIANA MEGA ZOE                                                              ESTUDIO BÍBLICO #267- IGLESIA EN LAS CASAS                                  PASTORA EDITH CRUZ                                                                                           SEMANA DEL 8 @ 14 DE OCTUBRE DE 2002

 

Juan 1:43 al 51   Vs. 48 “Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.”

 

Introducción: 51 “Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre.”   Cuando se tiene un encuentro como el que tuvo Natanael, nunca más se vuelve atrás.  Yo, (la pastora) no entiendo de bajas y altas en el Señor y nunca lo entenderé.  Cuando uno se encuentra con Dios, ya no se es igual.  Cuando Jesús llega a nosotros, cuando lo sentimos, inmediatamente comenzamos a vivir una vida abundante.  No se puede conocer a Jesús y no cambiar.  Cuando conocemos a Jesús, hay un cambio y es radical.  El que le busca no puede aceptar términos medios. El que está en este estado no le ha conocido aún.  Cuando hay fuego no se siente esta condición ambivalente.  El conocer al Maestro, es permitirle ser el dueño de nuestras vidas.  Él creó, Él es la Trinidad, ¡Él es Dios! Cuando estaba creando al mundo, Él era el verbo, era la Palabra, estaba ahí.  ¿Crees que Él tenía que morir para que hubiera en nosotros una transformación?  Él dio su vida; se dio por completo.  Caminó por la tierra creada por Él, siendo dueño y Señor. Aún así, se dio por completo.  ¿Por qué entonces hemos de dudar  y volver atrás? 

Una de las hermanas líderes de la misión de Mega Zoé en Venezuela, me dice que todo lo da por pérdida y que lo que quiere es predicar el Evangelio.  Cuando Él llega y transforma ya nunca más somos iguales.  

Cuando voy a las Escrituras (la pastora) y veo como a un hombre, llamado Natanael, le llegó el día de la salvación,  me maravillo. 

Si nuestro encuentro ha sido con Jesús, ya no hay un ¿por qué?, ni una duda. Nuestro pensamiento se vuelve estable y serle fiel al Señor Jesucristo sobre todas las cosas se convierte en lo más importante.  Natanael se acercó a Jesús, porque Felipe le habló.  Con mucha desconfianza él va a ver que es lo que le cuentan del Maestro.  ¡Nunca desconfíes del Señor! Él es digno de toda nuestra confianza. El que es malo es el hombre.  No había nada que perder en ir a ver a Aquel de quien hablaban.  Pero, su desconfianza no le detuvo.  Su alma necesitaba a Aquel de quien se hablaba.  Para nosotros, Él es una necesidad.  ¿O crees que puedes vivir sin su presencia? 

Leer las Escrituras es saber que Dios está hablando, cada palabra de la Biblia es en justicia. En ella no hay engaño.  Pero, nosotros nos confundimos, porque al hombre no le interesa la verdad. 

Natanael fue bienaventurado, porque en todo lo que él podía medir para desconfiar, con todo quiso ir corriendo detrás del día de su salvación.  Había un Dios, con quien él se quería encontrar.  Muchos se confunden tanto, y por eso no les ha llegado ese día.  Pero, el Creador nunca dejará de ser, y nadie que sea un mortal nos ha de robar lo que Dios nos ha dado.  Seamos sinceros. No hemos vivido o guardado con celo el día de nuestra salvación.  Jesús limpió todo el odio que había en nosotros, todas las inseguridades.  ¿Quién podría dar algo para limpiar tu pecado?  Una madre puede donar un órgano de su cuerpo para cualquier hijo, pero no lo puede transformar. ¡Jesús sí!  Aunque Natanael llega a Jesús con desconfianza, Jesús mirándole le dice:  “¡He aquí un verdadero Israelita en quien no hay engaño!”  Jesús lo vio distinto a como él llegó a sus pies.

Cuando Jesús le dijo al joven rico, “Vende todo lo que tienes...”,  él se tiró a los pies del Maestro.  Y entonces Jesús lo miró con sus ojos de pureza.  Y el joven se alejó del dador de la vida. Éste es el camino de Jesús, es el camino más difícil donde hay mucha entrega y mucha persecución.  ¿Quién lo quiere?  Solo los violentos.  Mateo 11: 12 Es el único camino que nos lleva  a la vida eterna.  Juan 3: 36  Cuando Jesús miró a Natanael Él vio el corazón, pues Él mira donde nadie puede mirar.  La gente no es franca. Nosotros hablamos de acuerdo a como nos conviene, no con sinceridad.  Tú, que eres padre, ¿ Crees que tus hijos te hablan con sinceridad?  El problema para el ser humano, es que el Señor mira el pensamiento.  A Él no se le engaña, Él conoce las intenciones del corazón y así es que todos nos movemos, de acuerdo a nuestras intenciones.  Busquemos la pureza de nuestro corazón.  El Señor nos da mucho, compartámoslo con el que tiene escasez.

Mega Zoé es una familia, y por eso no somos igual que otros muchos y Dios prueba a los que son sus “Natanael”.  ¿Por qué nos conoce el Maestro?  Porque su mirada se ha posado sobre nosotros. Porque,“ Cuando te vi debajo de la higuera te conocí.”  El ser sencillo y humilde era lo que había en el corazón de Natanael.  ¿Dónde están los humildes y sencillos?  ¿No hay una higuera para ti donde ir a buscar a Dios como hizo Natanael?

Natanael se maravilló de que Jesús le dijera que lo vio en la higuera, y así le enseñaba su divinidad.  A los que son como Natanael van a conocer conmigo (la pastora) los milagros y su divinidad.  ¡El que le tiene miedo a lo que es su ambiente, escapa, pero aquel que solo teme a Dios, permanece!

Attachments:
FileDescriptionUploaderFile sizeDownloads
Download this file (#267Pred4sept02- Natanael fue valiente.pdf)#267Pred4sept02- Natanael fue valiente.pdf Administrator124 Kb132