page title img

Lección 1: Nehemías 1

Lección 1: Nehemías 1

Print Friendly

Nehemías 1 Lección 1

Iglesia Cristiana Mega Zoé

Estudio Bíblico Del ViejoTestamento

Libro: Nehemías

Lección 1: Nehemías 1

  1. Mientras Zorobabel estuvo con la construcción del templo y Esdras con la enseñanza de la ley, Nehemías estaba en Babilonia. Era copero del rey. Con este oficio gozaba de una gran cercanía con el rey.
  2. Nehemías llega a Judá en el 445 A.C. Trece años después de Esdras llega Nehemías. Zorobabel llega en el año 583 A.C., luego Esdras en el 525-457 A.C. y Nehemías en el año 444 antes de Cristo.
  3. Se cree que Nehemías fuera descendiente de la tribu de Judá y de la familia real de David. Y que fuera a los finales de noviembre y buena parte de diciembre.
  4. La capital del reino de Susa. Nehemías vivía muy cómodamente. Nehemías pregunta porque algo le inquietaba.
  5. Josefo dice: Nehemías, caminando alrededor de los muros del palacio, oyó de paso a algunas personas conversando en lengua hebrea, y habiendo sabido que ellos habían regresado hacía poco de Judea, fue informado por ellas, en contestación a sus ansiosas preguntas, de la condición imperfecta y desolada de Jerusalén como del estado indefenso de los regresados.
  6. Las comisiones anteriores dadas a Zorobabel y Esdras se extendían sólo a la reedificación del templo y de las viviendas particulares, se había dejado que los muros y portones de la ciudad quedaron convertidos en una masa de ruinas, así como estaban desde el sitio por los ejércitos caldeos.
  7. La miserable situación en que se hallaban los repatriados y la ciudad santa. Los repatriados se hallan en gran mal y afrenta, afligidos, oprimidos e insultados por sus vecinos.
  8. Los muros de la ciudad santa estaban aún en ruinas como los habían dejado los caldeos. Estaban muy vulnerables para ser presas fáciles de sus enemigos.
  9. El templo estaba edificado, el gobierno restablecido, la reforma hecha hasta cierto punto; pero quedaba sin hacer la importante obra de amurallar la ciudad.
  10. Esto hizo una gran aflicción: Nehemías lloró e hizo duelo por algunos días, ayunó y oró. Algo patriótico, que no podía hallar consuelo sino en la oración ardiente y prolongada para que Dios favoreciera el propósito que parece se había formado secretamente en su corazón, de pedir el real permiso para ir a Jerusalén.
  11. Su súplica: esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo…día y noche…confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.
  12. Deuteronomio 30:1-5: Apela a una promesa que Dios mismo había dicho que si los israelitas le eran infieles los dispersaría entre las naciones, pero que si se volvían a Él los recogería de todos los lugares y los traería.
  13. Ellos son tus siervos y tu pueblo. Apela igualmente a las grandes cosas que ha hecho por ellos en el pasado: “Los cuales redimiste en tu gran poder”.
  14. Hace oración para preguntarse frente al rey: Concede ahora buen éxito a tu siervo y dale gracia delante de aquel varón.
  15. Nehemías era un hombre de categoría e importancia y por la naturaleza íntima de sus deberes y su acceso frecuente a la real presencia, poseía grande influencia. No pide gracia del rey, sino gracia de Dios delante del rey.

Attachments

Share it: