page title img

Lección 2: Nehemías 2

Lección 2: Nehemías 2

Print Friendly

Nehemias 2 Lección 2

Iglesia Cristiana Mega Zoé

Estudio Bíblico Del Viejo Testamento

Libro: Nehemías

Lección 2: Nehemías 2

  1. Artajerjes comprende la causa de la tristeza de Nehemías.
  2. No queda con manos atadas y envía con cartas y una comisión para edificar de nuevo los muros de Jerusalén.
  3. Fue en el mes de Nisán, eso fue casi cuatro meses después de que él supo del estado desolado y ruinoso de Jerusalén.
  4. Desde Quisleu a Nisán, noviembre hasta marzo.
  5. Para poder pedir permiso al rey, para poder ir a Jerusalén.
  6. El rey le pregunta: ¿Por qué está triste tu rostro?
  7. No era permitido ir al rey con angustia.
  8. Al rey le fue extraño, y se asombró ver en Nehemías el aire decaído de su copero.
  9. Le comunica la causa de su tristeza, y luego, el deseo patriótico de su corazón de ser un instrumento honrado para avivar la antigua gloria de la ciudad de sus antepasados.
  10. Nehemías (4) oró a Dios, para que Dios metiera su mano poderosa, y llevara al rey hacer Su santa voluntad.
  11. Con humildad le rogó que le comisionase para ir a Jerusalén con poderes para reedificar los muros, y pudiera llegar hasta Judea, con su ayuda, para que franqueara su camino (quitar obstáculo o impedimentos para poder pasar).
  12. (8) Más necesitaba madera, una carta para el guardabosque del rey, para la madera que necesitaba para la obra.
  13. Se deja ver el aprecio cuando pregunta cuándo volvería, al dejar ver así que sentía mucho que tuviera que ausentarse del palacio, aunque le concedía todo lo que pidiese.
  14. La reina estaba sentada junta a él. Se dice que fuera Ester.
  15. Si hubiera guerra pues Nehemías estaría más favorecido por Dios.
  16. El tiempo concedido limitaba a un año o seis meses, después de cuyo tiempo Nehemías volvió a sus obligaciones en Susa.
  17. Poco tiempo, mucha prisa, major.
  18. Es encomendado a la fortificación de Jerusalén, comprueba el favor y la confianza que gozaba Nehemías en la corte persa, y la gran estimación en que eran considerados sus servicios.
  19. Después de un periodo largo, recibió él una comisión nueva para el mejor arreglo de los asuntos de Judea, y quedó como gobernador de aquella provincia durante doce años. (Cap. 5:14)
  20. El rey envió cartas para los gobernadores de la otra parte del río.
  21. El Imperio Persa de aquel entonces era de vasta extensión.
  22. (8) Según la benéfica mano de Jehová sobre mí.
  23. Por todos los lados de la vida de Nehemías, la piedad era su cualidad.
  24. Con un corazón para luchar y una pasión que llegaría conquistar las ruinas de Judá.
  25. Sanbalat horonita, Bet-horon antiguo territorio de Efraín o si fuera la cuidad Horonaim era entonces una ciudad de Moab, entonces sería moabita.
  26. Tobías amonita, el siervo, el término usado indica que él había sido esclavo, elevado ahora a alguna dignidad oficial.
  27. Estos eran magistrados de distrito bajo el gobierno del sátrapa de Siria; y parece que eran los principales de la facción (bando o grupos) samaritana.
  28. Llegué pues a Jerusalén y había estado allí tres días.
  29. Hondamente afectado por la desolación de Jerusalén, e indeciso acerca del curso a seguir, quedo allí tres días antes de informar a nadie del objeto de su misión, y al final del tercer día, acompañado por unos asistentes, bajo la sombra de la noche, hizo una inspección secreta de los muros y portones.
  30. Y salió por la noche.
  31. (14) No había lugar por donde pasarse la cabalgadura en que iba.
  32. ¡Qué descuido! ¡Qué ruinas! ¡Qué perdición!
  33. Hasta dónde había llegado la lujosa Jerusalén, llena de adornos de Dios, dado a las manos de Salomón.
  34. Habiendo rodeado la ciudad volvió.
  35. Pudo ver la destrucción de aquella nación, entendió el dolor.
  36. No sabían los magistrados.
  37. Los príncipes no dieron valor a lo que vine a ver o a lo que llegué; no me importa.
  38. Ellos estaban en descanso; por tal razón, todo estaba perdido.
  39. Las ruinas se reflejan por la falta de trabajo.
  40. Nehemías exhorta a ayudar en la obra.
  41. Un Nehemías, con sus credenciales y el tono animado de su discurso y ejemplo, avivaron de tal manera sus espíritus decaídos, que ellos resolvieron inmediatamente comenzar la edificación; lo que hicieron, a pesar del amargo escarnio y la burlas (humillación, desprecio) de algunos hombres de influencia.

Attachments

Share it: