page title img

Lección 4: Nehemías 4

Lección 4: Nehemías 4

Print Friendly

Nehemías 4 Lección 4

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Estudio Bíblico del Antiguo Testamento

Libro: Nehemías

Lección 4: Nehemías 4

  1. Mientras los enemigos se burlan, Nehemías ora a Dios y “continua la obra”.
  2. Nadie ni nada nos debe detener.
  3. Con la burla encima, con el chisme encima.
  4. Con la burla, solo hay una razón “detenerte”.
  5. Samaria, era el nido de los enemigos. Se enfurecen.
  6. Les disgusta que Nehemías llegara para ver cómo iban las cosas en Jerusalén.
  7. Se enteran que la obra que había emprendido; la paciencia se les acabó y explotaron.
  8. Nehemías estaba fortificando nuevamente a Jerusalén.
  9. Al principio, la oposición se limitó a las burlas y a los insultos: ¿Qué hacen estos débiles judíos?; ¿De dónde sacaron los materiales (sacrificios, etc.); ¿Acabaron en un día?; ¿Resucitarán de los montones del polvo las piedras que fueron quemadas?
  10. “Los que ellos edifican del muro de piedra, si sube una zorra la derribará no con su astucia, “sino con su peso”, pura burla.
  11. Esto era el principio de la oposición que se limitó a las burlas y a los insultos; por medio de los cuales los gobernadores se hacían notar y propagaban toda clase de comentarios difamantes que pudieran aumentar los sentimientos de odio y desprecio para los judíos entre los partidarios de aquellos.
  12. Estas burlas de desprecio por las ruinas de Jerusalén quedaban muy ridículas.
  13. Nehemías no responde a toda esa necedad.
  14. Haciendo esto más peligroso para los enemigos: su oración y humildad.
  15. No responde con necedad, lo necio.
  16. (4) “Oye, oh Dios nuestro, que somos objeto de su menosprecio”.
  17. Este celo por lo santo le lleva a la oración por celo piadoso y patriótico por la gloria de Dios.
  18. El éxito de Su causa, eso busca el justo.
  19. Gran valentía de los edificadores, a pesar de los insultos.
  20. Trabajaron con celo y constancia que en poco tiempo tenían ya levantados los muros hasta la mitad de su altura porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar.
  21. Allí habían puesto el corazón, y esto les agilizaba las manos.
  22. “Nehemías establece una guardia.”
  23. Querían atacar a Jerusalén; la razón, hacerle daño.
  24. Las buenas causas son causa de Dios y han de prosperar sobre la maldad de la gente.
  25. El progreso rápido de las fortificaciones, a pesar de todas las situaciones los enemigos tenían temor al crecimiento de Judá; y, por ende, al traerle (a Nehemías) se llenan de terror. Formaron una conspiración para sorprenderlos, derribar su obra y dispersar o intimidar a los edificadores.
  26. Siendo descubierta la conspiración, Nehemías adoptó las medidas más enérgicas para asegurar la seguridad común, como también la construcción ininterrumpida de los muros.
  27. Quieren que llegue la debilidad en medio del gran trabajo.
  28. Los enemigos querían dejar ver que ellos iban a lograr: “hacer cesar la obra”.
  29. Los trabajadores estaban cansados. Piensan que lo mejor era dejarlo todo así, por el desánimo que tenían al escuchar a los bandidos.
  30. Los buenos líderes necesitan muchas veces mayor vigor para sostenerse “frente a los temores de los amigos “que frente a las amenazas de los enemigos”.
  31. La información le llegó a Nehemías de los planes del enemigo.
  32. Había algunos judíos dispersos por el país, los cuales, aunque no tenían el ánimo o “el celo” suficiente para subir a Jerusalén “en ayuda de sus hermanos”, tenían la oportunidad de enterarse de los movimientos del enemigo, y el suficiente afecto a la causa como para venir una y otra vez (hasta diez veces) a dar información útil a fin de que estuvieran sobre aviso: “A donde quiera que os volváis, nos atacaron”.
  33. (13-23) Acuérdate si como Iglesia tomamos la decisión de trabajar por lo prometido; si aquí hemos puesto el corazón, y esto nos va agilizar las manos.
  34. Vamos al versículo nuevo: “Oramos a nuestro Dios”.
  35. Oramos lo ves “oramos”, hablar con Dios, y presentarle eso que nos preocupa, termino, nos acusa: “Oramos”.
  36. Dios nos liberta de nuestros conflictos, ataduras, pensamientos, incredulidades, corazón duro, caemos, turbados, confundimos…
  37. Nuestra causa hay que ponerla bajo la protección de Dios.
  38. Debemos aligerar el gran peso que se lleva, así pondremos nuestros pasos ligeros sin estorbo.
  39. Puso guarda de día y noche, luego como estaba la obra y obreros, hay que trabajar para librarnos de los que nos quieran destruir.
  40. Descuido-destrucción.
  41. Por sus cuidos por su pueblo, tenía siempre a su lado una trompeta, para que, cuando algún indicio de una sorpresa llegara a él, se pudiera tocar alarma y ayuda fuese prestada al destacamento, (grupo de soldados preparados para una misión), lejano de sus hermanos.
  42. Por estas precauciones “constantes”, los consejos del enemigo fueron destruidos y la “obra seguía su paso”.
  43. Dios proveyó un guía, cuyas excelentes cualidades lo capacitaron para las “exigencias de la crisis”.
  44. La vigilancia de Nehemías preveía (conocer, presentir, decirle el corazón) cada dificultad, sus medidas “prudentes vencieron cada obstáculo, y con una rapidez sorprendente esta Jerusalén fue hecha nuevamente “una ciudad fortaleza”.
  45. ¿Es lo que deseamos de Mega Zoé?
  46. Para sostener, soportar, resistir, fortalecer y poder soportar los ataques y las invasiones.
  47. Velad y orad (Mateo 26:41) No podemos ser apáticos ni ser descuidados; solo pensar en ti como grande.
  48. Debemos tener espada, lanzas y arcos para ser escudo contra el enemigo.
  49. “No temáis” (14) es el problema, cuando temes hablan tus temores, ya el diablo tomó ventaja.
  50. No hay temor frente el enemigo, lo que está mal, pelea, habla, aunque los cobardes no quieren oír y mandan a callar, nuestras luchas son con nuestras bocas.
  51. Acordaos del Señor, grande y temible: “Bajo quien luchamos”.
  52. Piensas que lo que hay que luchar es grande y temible, pues observa, ¿Qué son en comparación a nuestro Dios, especialmente cuando se oponen a Él?
  53. Es “grande” sobre todos ellos para dominarlos y “terrible” contra todos ellos cuando venga a pedirle “cuentas”.
  54. Por quién lucháis: Por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas”.
  55. ¡Nos jugamos todo lo que tenemos en “el mundo”!
  56. En la guerra es para ganar, si se pierde, sabes que pierdes lo que como cobarde no luchaste; miserablemente, somos un desertor (abandonar).
  57. Lo escondido, a lo que no se le hace frente, se queda el enemigo y hace fiesta; pero cuando se enteran que ya lo sabes, están descubiertos y que ya se está en guardia, tienen que concluir que ya no hay más que hacer, pues “Dios había desbaratado el consejo de ellos”.
  58. Hace frente, es hacer entender que no se puede, o no debe atacar de sorpresa porque esa manera no le sirvió; la razón, porque había un hombre valiente que les hacía frente y un pueblo dispuesto para no dejar que le destruyeran lo que Dios le había dado.
  59. Entonces “cada uno a su tarea” y con alegría porque comprendieron que Dios los protegía, y ya no iban a seguir perdiendo el tiempo, para que la obra no se atrasara.
  60. Trabajaron y se alegraron, pero siguieron con la espada, lanza, arco, tomando sus precauciones.
  61. ¡Ojo al pillo!
  62. Trabajaban con sus armas al lado, velando.
  63. (20) Si alguien les atacara por sorpresa, habría alguien que daría “inmediatamente aviso”, toque de trompeta.
  64. Nehemías siempre en pie de lucha: observaba, inspeccionaba.
  65. Estaban prestos a unirse contra el enemigo común.
  66. Trabajando constante, Nehemías y sus hombres estaban de guardia cerca de la obra, y otros tenían lanzas desde el amanecer hasta el anochecer; ¿y tú?

Attachments

Share it: