page title img

Lección 01: 1 Crónicas 1

Lección 01: 1 Crónicas 1

Print Friendly

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Estudio Bíblico del  Viejo Testamento

I Crónicas 1(1)

Lección 1: 1 Crónicas 1

1.  Jerónimolos llamó “Crónicas de toda la historia divina’’.

2.  Los dos libros de Crónicas formaban un solo volumen en la Biblia Hebrea con el título de “Palabras de los días”, es decir una especie de Anales (relaciones de sucesos por año) breves de Israel desde Adán hasta el edicto de Ciro que permitió a los judíos volver a su país.

3.  Finalmente, fue Lutero quien al seguir el título de Jerónimo, les puso nombre de Crónicas con tal éxito que ha sido adoptado incluso por la Iglesia Romana.

4.  Su redacción se atribuye a Esdras.

5.  Los Libros de Crónicas poseen un carácter, una belleza propia y una calidad moral más  allá de las palabras, porque muestran que aunque todo a nuestro alrededor se venga abajo, el propósito de Dios se mantiene firme.

6.  Los Libros de Crónicas eran originalmente un solo y largo libro que ocupa el último lugar en la Biblia Hebrea.

7.  “Palabras de los Días”.

8.  Dice mucho de algunos eventos y otros que los omite.

9.  Se concentra en el reino de David y sus sucesos, así como en el templo y la adoración.

10.Además, ofrecen detalles con respecto a los sacerdotes, levitas, músicos, cantores y porteros que no encontramos previamente.

11.(2 Cr.36:22-23) Los libros de Crónicas fueron escritos después de la cautividad.

12.Las genealogías que aquí hallamos  son de gran utilidad, no sólo  para preservar los linajes de las tribus respectivas sino especialmente para establecer la genealogía del Mesías, el hijo de David, de Judá, de Abraham y de Adán.

13.Esta porción  comienza por Adán y termina por Abraham.

14.Adán fue el primer padre de la humanidad; Abraham, el primer padre de los creyentes.

15.Con la ruptura que el primero efectuó del pacto de obras en la dispensación de la inocencia, todos caímos en la miseria; por el pacto de la gracia que Dios hizo con el segundo, todos podemos salir de la miseria.

16.Por naturaleza, todos somos, como posteridad de Adán, ramas del olivo silvestre.

17.Procuremos ser, por fe, posteridad de Abraham (Romanos 4:11-12), para ser injertados en el buen olivo y participar de su raíz y savia.

18.Los cuatro primeros versículos de esta porción y los cuatro últimos, unidos entre ambos por Sem (4:24), contienen el linaje de Cristo y aparecen, en orden ascendente en Lucas 3:34-38.

19.En los versículos 5-23, el historiador sagrado comienza con los ajenos al pacto, los hijos de Jafet, pobladores especialmente de Europa.

20.Los hijos de Cam se esparcieron por el África  y los territorios de Asia que caen hacia ese lado.

21.La posteridad de Sem (vers. 17-23) pobló  Asia extendiéndose hacia el oriente.

22.De Sem descendían los asirios, sirios, caldeos, persas, árabes, etc.

23.Al principio se distinguían bien los aborígenes de las respectivas naciones.

24.Hoy, en cambio, están mezclados de tal manera los habitantes de la tierra, que lo único que sabemos es que Dios ha hecho de una misma sangre toda nación de los hombres. (Hch. 17:26)

25.Desde ahora, sólo  en la posteridad de Abraham se hallara la heredad de  Jehová, con exclusión de las demás naciones y familias.

26.Israel es la nación escogida, con todos los privilegios y honores.

27.Esta es la nación santa, objeto principal de la historia sagrada; por eso veremos pronto excluida de esta historia la restante posteridad de Abraham y queda sólo la posteridad de Jacob.

28.Poco vamos a ver de los descendientes de Ismael pues procedían de la esclava y por tanto, no podían heredar junto con el hijo de la promesa.

29.Se nombran aquí los doce hijos de Ismael (vers. 20-31), a fin de mostrar el cumplimiento de la promesa que hizo Dios a Abraham de que ese hijo llegaría a ser una gran nación y en particular, que engendraría doce príncipes (Gn.17:20)

30.Fueron los de Ismael al norte, el gran desierto de Arabia fue colonizado por estas tribus y si podemos hallar en la geografía moderna de esta parte del país, tribus árabes que lleven los nombres correspondientes a los conservados en la lista original de la Escrituras, obtenemos al mismo tiempo muchas evidencias, no sólo de semejanza, si no de absoluta identificación.

31.Tampoco vamos a leer mucho de los madianitas, descendientes de Abraham por medio de Cetura, separado de Isaac, el heredero de la promesa. (Génesis. 25:6)

32.Ya Sara había muerto. Abraham tuvo otros hijos, entre ellos, Medían, lejos de Isaac.

33.Él (Isaac) vivía en el oriente, a la tierra oriental.

34.Justamente, un poco más  vemos aquí acerca de los edomitas, pues fueron desde antiguo enemigos acérrimos de Israel; pero al ser descendientes de Esaú (o Edom), hijo de Isaac, se nos da un breve informe de sus familias y de los nombres de algunos de sus hombres famosos. (vers. 35-54)

Attachments

Share it: