page title img

Lección 10: 2 Crónicas 10

Lección 10: 2 Crónicas 10

Print Friendly

2 Crónicas 10(1)

2 Crónicas 10

Iglesia Cristiana Mega Zoe
Estudio Bíblico Del Viejo Testamento
Libro: 2 Crónicas
Lección 10: 2 Crónicas 10
1. Roboam fue a Siquem; ciudad israelita de la tribu de Efraín, la primera capital del reino de Israel.
2. Primera parada de Abraham, Sara y Lot hacia Canaán. (Génesis 12:6). Jacob compró tierra en Siquem, y allí enterraron los huesos de José. (Juan 4:5)
3. Roboam era el hijo mayor de Salomón y sin duda había sido designado por su padre como el heredero al trono, así como Salomón lo había sido por David. Salomón tuvo 1,000 mujeres y sólo se sabe el nombre de su hijo.
4. El pueblo deseó tratar con él en Siquem y él lo aceptó. El pretexto fue coronarle rey en aquel lugar, pero el verdadero objetivo era destronarle.
5. Roboam tenía que haber conocido la amenaza de ruptura de su reino, puede que haya pensado que podría impedirla si acudía a Siquem para tratar con las diez tribus, pero lo que hizo fue que apresuró la ruptura.
6. Este incidente aquí relatado ocurrió después de los ritos fúnebres del fin del rey y de un periodo de luto público. Dios había hecho promesa que perpetuamente reinaría la familia de David, el deber de ellos era la sumisión a la autoridad del heredero legítimo.
7. Esta forma de hacerlo rey era bajo grandes condiciones. Renovar las condiciones y estipulaciones a las cuales sus reyes estaban sujetos.
8. Si él aceptaba, ellos estaban dispuestos a que fuera él el único rey. Si Roboam le rebajaba las tasas de impuestos por su padre.
9. Ellos tenían una fuerte amenaza, reto o desafío y lo llevaron a Roboam al cual ellos mismos lo habían llamado. Claro que Jeroboam ya tenía las maletas hechas cuando se entera que a Roboam lo iban hacer rey.
10. Él pensó que 10 tribus son mías. Jeroboam tendría que llevar la voz cantante; ya había desafío, desprecio, molestia, rebelión, y se adueñó de diez tribus, pues me imagino que ya hablaba como rey y señor.
11. No hay alguien peor que el que ya se cree algo, aunque fuese. Le dicen “Tu padre agravó nuestro yugo”. Era tal el esplendor de la corte de Salomón y la magnitud de sus empresas, que ni el tributo de los estados dependientes, ni los obsequios de príncipes extranjeros, ni las ganancias de sus empresas comerciales, eran suficientes para llevar los adelantos; y él se había visto obligado, para conseguir las entradas necesarias, a empezar un sistema de impuestos pesados.
12. El pueblo sólo miraba las cargas y no los beneficios que ellos habían recibido del reinado pacífico y próspero de Salomón. Los males de los cuales ellos pedían liberación eran las opresiones civiles y no la idolatría, a la cual ellos parecían indiferentes, si no la aprobaban.
13. Ellos habían tenido paz en tiempo de Salomón. No eran presa de bandoleros o merodeadores como antiguamente, nunca fueron atemorizados con rumores de guerra ni obligados a jugarse la vida en el campo de batalla.
14. ¿No habían tenido abundancia de alimento y de dinero? Roboam piensa que puede ejercer su autoridad para hacer lo que él quisiera. Roboam tan solo podía hacer lo que estaba a su alcance, carecía de la sabiduría de su padre.
15. Su arrogancia la pagó muy caro. Piden que regresen a los diez días. Era prudente considerar las peticiones del pueblo de una manera tranquila.
16. Si hubiese obedecido el consejo de los viejos sabios experimentados algún bien habría resultado. El habría por lo menos quitado todo pretexto para la separación.
17. Ellos le dijeron que accediese a la petición, ellos tenían experiencia, y sabían de la amenaza de Jeroboam, que sería el otro rey, junto con él, así que ellos sabían lo que estaba por llegar.
18. Era mejor llegar a una paz o humillación. Pues venía lo que se le llamó la destrucción del gran reino de Israel.
19. Aquellos jóvenes que se habían criado juntamente con él, fue a quienes Roboam fue a buscar. No tan joven (2 Crónicas 12:13) de cuarenta y uno.
20. No era falta de edad, sino de experiencia y prudencia, le aconsejaron que agravase todavía más las cargas del pueblo.
21. Estos amigos engreídos, consentidos, no daban un tajo para nada.  Vivían a sus anchas, en placeres, fiestas, ropas, cómodos, incapaz de saber hacer algo por sus manos; pues hablaron con toda la extravagancia de sus placeres y al oído de Roboam le fue cómodo, porque esa era su forma igual de pensar.
22. Aquellos participaban de su necedad y poca experiencia y no pudo tomar el consejo de los ancianos experimentados porque le era difícil de él manejar.
23. Los jóvenes le dictan las palabras que él debe decir a un pueblo, lleno de furia, de indignación, de rebelión, maltratados por mucho tiempo, así que lo que le venía no era fácil.
24. Era decir al pueblo: “Mi poder será mayor que el de mi padre”. Tal altanería, deja ver el calibre de la imprudencia de estos consejos.
25. Esto es estar lejos de lo que se vive, ellos y Roboam estaban en una nube y el pueblo y Jeroboam en la tierra.
26. “Mi padre hizo pesado vuestro yugo”. Ahora era capaz también de traicionar la memoria de su padre.
27. Su amenaza provoca así a un pueblo acostumbrado a la prosperidad y a la riqueza, que se había vuelto fuerte, arrogante y dispuesto a la rebelión y que tenía ya al frente de ellos alguien con dotes de mando.
28. “Era designio de Jehová”. Dejó a Roboam abandonado a su propia insensatez. Tan insensato al perder la mayor parte del reino por su necedad.
29. No tenía ni sentido común para llevar a un pueblo. Ni sentido común que estaba incapacitado para emitir un juicio. Su respuesta fue recibida con desprecio.
30. La rebelión fue consumada, pero tan silenciosamente, que Roboam se quedó en Siquem, hasta que su jefe recaudador de impuestos, enviado imprudentemente a tratar con el pueblo, fue muerto apedreado. Esto le abrió los ojos y huyó en busca de seguridad en Jerusalén.

Attachments

Share it: