page title img

Lección 04: 2 Crónicas 4

Lección 04: 2 Crónicas 4

Print Friendly

2 Crónicas 4(1)

2 Crónicas 4

Iglesia Cristiana Mega Zoe
Estudio Bíblico Del Viejo Testamento
Libro: 2 Crónicas
Lección 4: 2 Crónicas 4
1. Altar de bronce
2. Sobre él se ofrecían los sacrificios y se santificaban las ofrendas.
3. Este altar era mucho mayor que el que había hecho Moisés para el tabernáculo; éste era de cinco codos en cuadro, mientras que el del templo era de veinte codos en cuadro.
4. Tenía diez codos de alto (unos 4.50 metros), a fin de que el pueblo que adoraba en los atrios pudiese ver como se quemaban los sacrificios y la vista pudiese infundir al corazón
arrepentimiento por el pecado.
5. Todo el peso del metal no sería menos de doscientas toneladas.
6. Con el humo de los sacrificios podría elevarse también el corazón en oración a Dios y gratitud por sus favores.
7. El estanque o mar, de bronce fundido y de forma redonda, era para que los sacerdotes se lavaran en él.
8. Estaba montado sobre doce bueyes de bronce.
9. Había también diez fuentes, o pilares, para lavar y limpiar en ellos lo que se ofrecía en holocausto.
10. Así como los sacerdotes tenían que lavarse, también tenían que lavarse los sacrificios.
11. Las puertas del atrio estaban cubiertas de bronce tanto para embellecerlas como para fortalecerlas y protegerlas de las acciones corrosivas de los elementos atmosféricos.
12. El atrio interior, era para los sacerdotes, los atrios era el lugar que rodeaba el templo. 13. Hiram-abi fue aquel que construyó todo aquel despliegue de tanta grandeza.
14. Todo lo hizo fundir el rey en la llanura.
15. El terreno era arcilloso y por tanto, muy a propósito para hacer moldes u hornos donde fundir el metal.
16. Con esto evitaba Salomón tener cerca de Jerusalén el humo inevitable de esta operación.
17. Aquellos grandes vapores nocivos, inevitablemente ocasionados por el proceso.
18. Aquella parte del valle del Jordán abunda depósito de carbonato de cal con arcilla y arena.
19. La arcilla (al cocinar se endurece, se hacen objetos de cerámicas) y la arena son los materiales para fundir bronce.
20. Muy grande como el mar de bronce, se llevaba más de un horno, se llenaban los hornos con metal y se calentaba y vaciaba al mismo tiempo, dejando correr el metal fundido en el molde.
21. La gran pila de bronce, de unos diez metros de diámetro y cinco de profundidad, con lo que la capacidad vendría a ser unos 60,000 a 90,000 litros de agua destinada a las distintas clases de lavadas; el de los sacerdotes, el de los sacrificios y el de los atrios del templo.
22. Descansando sobre las figuras de doce bueyes.
23. Estaban encargados de llenarlo, como sabemos, los gabaonitas.
24. Diez bases de bronce, sobre las que puso sendas palanganas con agua para servicio del templo, ya que en la pila de bronce no habría lugar suficiente para todos los que tuvieran que lavar las víctimas.
25. Estaban sobre ruedas, podían trasladarse fácilmente.
26. Cada palangana de estas tenía una capacidad de 40 batos, es decir, unos 1,200 litros de agua. 27. Además de estos utensilios había una gran variedad de calderos, paletas y aspersorios (se coge agua).
28. En los calderos se cocía la carne de las ofrendas de paz (de comunión) de las que comían delante de Jehová los sacerdotes y los que la ofrecen.
29. Las paletas eran para retirar las cenizas del altar de bronce.
30. En los aspersorios se recogía la sangre de las víctimas con la que hacían las aspersiones rituales.
31. Ahora viene el trabajo de los utensilios de oro, que parece ser el último que se llevó a cabo, pues con él quedó completa la obra de la casa de Dios.
32. De puerta adentro del santuario, todo era de oro y todo era nuevo, excepto el Arca con su cubierta y los querubines; así que el anterior oro del tabernáculo fue fundido de nuevo o laminado para la nueva obra del altar del incienso, la mesa, el candelabro y sus correspondientes accesorios.
33. El altar de incienso seguía siendo uno, Salomón ordenó hacer diez mesas de oro (2 Crónicas 4:8) y diez candelabros de oro; (1 Reyes 7: 49) con esto se insinuó una mayor abundancia de alimento espiritual y de luz celestial que la que la ley de Moisés pudo proporcionar.
34. Los goznes o quiciales de la puerta de la casa de adentro (del santuario previamente dicho), del Lugar Santísimo, y los de las puertas del templo eran de oro.
35. Se nos refiere finalmente que Salomón introdujo todo lo que David había dedicado para Dios, y lo depositó en las tesorerías de la casa de Dios.
36. Así quedaba un gran remanente para reparaciones y para el constante mantenimiento de los servicios del templo.

Attachments

Share it: