page title img

Lección 07: 2 Crónicas 7

Lección 07: 2 Crónicas 7

Print Friendly

2 Crónicas 7(1)

Lección 7:  2 Crónicas 7

Iglesia Cristiana Mega Zoe
Estudio Bíblico Del Viejo Testamento
 Libro: 2 Crónicas
Lección 7: 2 Crónicas 7
1. Todos los presentes, el rey, el pueblo y los sacerdotes, tomaron parte según sus respectivos puestos, en la ejecución del servicio solemne.
2. El deber, naturalmente, recayó principalmente sobre los sacerdotes; y por lo tanto, al proceder a describir sus varias clases de trabajo, el historiador dice: (2 Crónicas 7:6) “Y los sacerdotes asistían en su ministerio”; (estaban presentes en los actos, atendían) mientras grandes números estaban, ocupados en preparar y ofrecer las víctimas, otros tocaban sus trompetas, y las diferentes bandas de levitas alababan al Señor con música vocal e instrumental, con el Salmos 135, cuyo coro repite “para siempre en su misericordia” (2 Crónicas 7:3-6)
3. Santificó Salomón el medio del atrio. En esta ocasión extraordinaria, cuando fueron sacrificados un mayor número de animales que los que admitía un altar y las argollas donde estaban los animales, se ocupó todo el espacio que había entre el lugar de las argollas y el lado oeste del patio, como lugar de altares temporales; en aquella ocasión se estaban quemando holocaustos por todos lados.
4. Salomón hizo fiesta siete días. El tiempo elegido para la dedicación del templo fue inmediatamente anterior a la Fiesta de los Tabernáculos. (1 Reyes 8:1-12)
5. Aquella estación, que venía después de la cosecha, correspondiente a nuestro septiembre y octubre, duraba siete días y durante una festividad tan prolongada, había tiempo suficiente para ofrecer los inmensos sacrificios enumerados.
6. Una grande proporción de éstos eran sacrificios pacíficos, los que proporcionaban al pueblo los medios de gozo festivo. Todo Israel…desde la entrada de Hamat hasta el arroyo de Egipto.
7. Era decir el desfiladero de Líbano, hasta el arroyo de Egipto ahora El-Arish hasta la frontera Sur de Palestina.
8. A los veintitrés días del mes séptimo, este era el último día de la Fiesta de los Tabernáculos. El día quince comenzaron la fiesta de los tabernáculos, la que continuó hasta el veintidós y no se separaron hasta el veintitrés.
9. Dios le aparece. Apareció Jehová a Salomón de noche. La dedicación del templo debe haber sido ocasión de intenso interés nacional para Salomón y sus súbditos.
10. (1 Reyes 9:1-9) Esta aparición, como la anterior en Gabaón, probablemente fue hecha en una visión sobrenatural, la noche inmediata a la dedicación del templo.
11. La idea de este pacto corresponde a esta opinión porque consiste en contestaciones directas a su solemne oración inaugural. Esta casa que estaba en estima.
12. Alta, sea en cuanto a su situación, porque estaba edificada en un cerro; y por lo tanto, esta casa siendo ilustre, notable, sobresaliente, a todo el mundo, o alta respecto a privilegio, honor o renombre; o, esta casa del Altísimo, a pesar de toda su hermosura y magnificencia, será destruida, y quedará en tal estado de ruina y degradación que será un monumento al justo juicio de Dios.
13. El relato de esta segunda visión, en que se repiten las condiciones del pacto de Dios con Salomón y las consecuencias de la violación del mismo se inserta aquí como una introducción apta a la narración que está por relatarse, acerca de las empresas comerciales y los deseos ambiciosos de gloria mundana; porque este rey, permitiendo la inmigración de gente extranjera y el gusto por los lujos extranjeros, rápidamente corrompió su “propia mente” y las de sus súbditos de modo que “ellos y sus hijos se apartaron de Dios”. (1Reyes 9:6)
14. Fue de gran interés nacional para Salomón y sus súbditos. No fue el interés meramente temporal o local.
15. El relato de ella es leído y meditado con interés que no disminuye con el transcurso del tiempo.
16. El hecho que éste era el único templo de todas las naciones en el cual era adorado el verdadero Dios, presta a la escena una grandeza moral y prepara la mente para la oración sublime que fue ofrecida en la dedicación.
17. El puro teísmo (la creencia en un creador del universo que está comprometido con su mantenimiento y gobierno) de aquella oración, su reconocimiento de la unidad de Dios como también de sus perfecciones morales en la providencia y la gracia, vino del mismo manantial divino que el fuego milagroso.
18. Indicaban sentimientos y emociones de devoción exaltada y espiritual, que emanaban no sólo de la mente del hombre, sino de la fuente de revelación: La realidad de la presencia divina fue atestiguada por el milagro y aquel milagro imprimió el sello de la verdad en la teología del culto del templo.
19. La fiesta más grande era la del tabernáculo; ahora la fiesta del templo, se le dedicara el lugar al templo.
20. La inauguración pública y formal de este lugar de culto nacional no se realizó sino once meses después de la terminación del edificio.
21. La demora probablemente se originó por el deseo de Salomón de elegir la oportunidad más conveniente, cuando hubiera una asamblea general del pueblo en Jerusalén, y esto no sucedió sino hasta el año siguiente.
22. Aquel fue el año del Jubileo y Salomón resolvió dar principio a la solemne ceremonia unos pocos días antes de la Fiesta de los Tabernáculos, que era la fecha más apropiada, ya que aquella fiesta anual había sido instituida en conmemoración de que los israelitas habían vivido en tiendas durante su estado en el desierto así como también en conmemoración del Tabernáculo erigido en aquel entonces, en el cual Dios prometió habitar y morar entre Su pueblo, santificándolo con Su gloria.
23. Y como el tabernáculo había de ser reemplazado por el templo, había una conveniencia admirable en elegir la fiesta de los tabernáculos como la fecha para la dedicación del nuevo lugar de culto, y para pedir que los mismos privilegios que tuvo el tabernáculo, los tuviera el templo, y que en él se manifestaran la presencia y gloria divinas.
24. Dios prometió perpetuar el trono de Salomón a condición de que él persevere en el cumplimiento de su deber. Dios pone delante de él la muerte o la vida; la maldición y la bendición.
25. Da como posible que, aunque ha edificado este templo para honrar a Dios, se aparten para adorar a otros dioses.
26. Les amenaza de cierto que si lo hacen, de seguro verán la ruina tanto el trono como el altar.

Attachments

Share it: