page title img

Lección 09: 2 Crónicas 9

Lección 09: 2 Crónicas 9

Print Friendly

2 Crónicas 9(1)

Lección 9:  2 Crónicas 9

Iglesia Cristiana Mega Zoe
Estudio Bíblico Del Viejo Testamento
Libro: 2 Crónicas
 Lección 9: 2 Crónicas 9
1. Salomón aparece todavía grande a los ojos de sus súbditos y de los extranjeros. Su apostasía posterior, de la que sabemos por 1 Reyes 11 es omitida aquí, con lo que este capítulo le lleva al sepulcro sin empañar su reputación.
2. La próxima clase será discutir entonces 1 Reyes 10. Se dice que entre las cosas de Jerusalén que más provocaron la admiración de la real visitante fue “su subida por donde subía a la casa de Jehová”.
3. Esta era el viaducto sobre arcos que cruzaba el valle desde el Monte Sión hasta el collado opuesto; desde la vivienda de Salomón hacia el templo.
4. La sabiduría de Salomón es lo que lo lleva a todo este despliegue de belleza para el templo y para adornar las ciudades, su pueblo y todo lo referente a Israel.
5. Corre la voz de punta a punta. La reina de Sabá se expuso a los peligros, la fatiga y las extensas distancias de un largo viaje para oír la sabiduría de Salomón.
6. Donde estaba su país algunos creen que era el reino sabeo de Yemen, cuya capital era Sabá, en Arabia; otros, que era en la Etiopia africana, hacia el sur del Mar Rojo.
7. Las opiniones en general se inclinan a favor de la primera. Esta opinión armoniza con el lenguaje de nuestro Señor, pues Yemen está al “sur”. (Lucas 11:31)
8. Ella queda asombrada; además de los holocaustos que hacía Salomón. (1 Reyes 10:5) Una larga caravana de estos animales forma el modo común de viajar en Arabia; y los presentes mencionados consistían en los productos naturales de aquel país.
9. Ella había escuchado de Salomón, pero cuando sus ojos vieron sus obras, y sus oídos lo escucharon, ahora queda completamente convencida quién era Salomón.
10. Vio el esplendor de su palacio, la esplendidez de su cocina y de su mesa, el orden de la corte, las categorías y los trajes primorosos de sus siervos; y sobre todo, el viaducto arqueado que llevaba de su palacio al templo. (2 Reyes 16:18)
11. Ella pudo conocer a Dios en todo lo hecho por Salomón y a través de toda la sabiduría que Dios le dio. “Jehová tu Dios sea bendito”; ella dijo. Dio ella al rey ciento veinte talentos de oro (720.000 libras).
12. La especialidad de su lugar era las especias y piedras preciosas.
13. Salomón reina en riquezas y poder, con abundancia y comodidad, tal como difícilmente habrá podido jamás disfrutar un rey.
14. Se cumplió la promesa de que Dios le daría riquezas, bienes y gloria como nunca habrían tenido los reyes que fueron antes de él, ni habían de tener los que viniesen después de él.
15. Nunca apareció ningún rey en público con tanto esplendor como apareció Salomón, lo cual habría de darle enorme prestigio entre los que juzgaban por lo que ven.
16. Tenía doscientos paveses y trescientos escudos de oro batido, para ser llevados delante de él y se sentaba en el trono más suntuoso que puede imaginarse (2 Crónicas 9:17-19): “Jamás fue hecho trono semejante en reino alguno”.
17. Nunca jamás tuvo ningún rey o príncipe tanta cantidad de oro y plata, aunque no había en su reino minas de oro ni de plata.
18. Nunca hubo príncipe alguno a quien llevasen todos sus vecinos tantos presentes como los que llevaban a Salomón: “Todos los reyes de Arabia y los gobernadores de la tierra traían oro y plata a Salomón”.
19. Salomón causó tanta impresión a los gobernantes por su sabiduría que estaban dispuestos a traerle lo que fuera por sus consejos que podían escuchar.
20. Nunca jamás hubo un príncipe tan renombrado por su sabiduría, tan cotejado, tan consultado ni tan admirado como él. (2 Crónicas 9:23)
21. Cada año el peso de oro que venía a Salomón (1 Reyes 10:14-29) 676 talentos de oro, la suma es igual a 3646.350 libras esterlinas; y si tomamos la proporción de plata, que no se toma en consideración, como 1 a 9, vendría a ser como 200.000 libras, haciendo una entrada anual de casi 6,000.000 de libras, que es una suma enorme por un esfuerzo infantil en el comercio marítimo.
22. La flota del rey iba a Tarsis. Los navíos del rey de Tarsis iban con los siervos de Hiram. Había cuatro mil caballerizas, establos. Venían caballos desde Egipto para él.
23. Sin duda, Salomón llevó el reino hebreo a su más alto grado de gloria, y el colmo de su grande obra, la centralización del culto nacional en Jerusalén, a donde los ciudadanos acudían tres veces al año, ha dado a su nombre un lugar prominente en la historia de la antigua iglesia (la israelita).
24. Pero su reino tuvo una influencia desastrosa en el pueblo escogido y el ejemplo de sus deplorables idolatrías, sus relaciones con príncipes extranjeros, las especulaciones comerciales en que se metía y los lujos que introdujo al país, parecen, en cierta medida, haber cambiado y deteriorado el carácter judío.

Attachments

Share it: