page title img

Lección 3: Daniel 2:1-23

Lección 3: Daniel 2:1-23

Print Friendly

leccion-3-daniel-2-1-23

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Estudio Bíblico del Viejo Testamento

Libro: Daniel

Lección 3: Daniel 2:1-23

  1. Un sueño de Nabucodonosor y los sabios que tenía no eran capaces de adivinarlo e interpretarlo.
  2. Siendo el segundo año de Nabucodonosor, hace ver que habían transcurrido tres años desde que Nabucodonosor había tomado a Jerusalén.
  3. La solución de esta dificultad es que Nabucodonosor había gobernado como subordinado de su padre Nabopolasar, tiempo al cual se refiere en el capítulo 1; mientras que el segundo año en el capítulo 2 se cuenta desde su soberanía individual.
  4. Aunque Nabopolasar estaba vivo para el tiempo de Joacim, fue cuando Nabucodonosor salió para Babilonia y dejó a Joacim, pero allí estaba Daniel.
  5. Así se pueden ver los dos años. Aunque si se cuenta al estilo semita, un año entero y fragmento de otros dos para obtener tres.
  6. Así que, cuando Nabucodonosor puso sitio a Jerusalén y se llevó entre otros a Daniel (agosto del 605 A.C) fue el primer año de estudios de Daniel.
  7. El 7 de septiembre del mismo año fue entronizado rey de Babilonia tras la muerte de su padre Nabopolasar ocurrida el 16 de agosto.
  8. Del Nisán (entre marzo y abril) del 604 al Nisán del 603 A.C. tenemos el primer año del reinado de Nabucodonosor. Los meses de accesión al trono; (septiembre del 605 a marzo del 604) no se cuentan como un reinado y es ya el tercero de los estudios de Daniel.
  9. Finalmente, del Nisán del 603 al del 602 tenemos el segundo año del reinado de Nabucodonosor, que es ya el tercero de los estudios de Daniel y el año (meses más tarde) en que Nabucodonosor soñó sueños.
  10. Nabucodonosor estaba perplejo ante el sueño que había tenido. Lo había olvidado, pero le había quedado la impresión de que era un sueño importante y perturbador. Se turbó su espíritu y no podía dormir.
  11. Nabucodonosor era un perturbador del Israel de Dios y ahora Dios le perturbaba a él.

  1. Nabucodonosor somete a sus magos y astrólogos para que le explicasen su sueño. Muy ufanos se presentarían ante el rey, orgullosos de que le llamasen a ellos, ¡no a Daniel!
  2. El rey les pide un imposible, humanamente hablando.
  3. Les dice que ha tenido un sueño y que está turbado por el deseo de comprenderlo.
  4. Ellos le piden en arameo que les declare el sueño y ellos le darán la interpretación. El idioma caldeo arameo, era la lengua indígena del rey y la corte.
  5. El rey insiste en que se le declare el sueño y se lo interpreten bajo pena de muerte y de que sus casas serían convertidas en muladares o quizás en campos abonados de estiércol.
  6. Si logran decirle el sueño y la interpretación serían colmados de honores.
  7. Esto prepara el que se den por vencidos y resalte más, a continuación, la figura de Daniel.
  8. Los magos siguen insistiendo al rey que tiene que decirles el sueño. Si no les dice el sueño, entonces la culpa es del rey de que no se le pueda interpretar el mismo.
  9. El rey conociéndoles, se dirige a ellos con palabras fuertes y les acusa de querer afrentarle. Los acusa de preparar una respuesta mentirosa y falsa. Procuraban que el rey olvidara por completo el sueño para ellos poder inventar uno nuevo sin que el rey se dé cuenta del engaño. Por eso, tal vez, tiene él tanta prisa en que se lo digan sin demora.
  10. Todo era en vano, la petición a ellos. Estos paganos quedan con la boca cerrada, ya que sus pretensiones quedan impotentes al poder sobrenatural.
  11. No hay hombre en este mundo que sea capaz de declarar el asunto al rey. Pensaban que sólo los dioses podían hacerlo.
  12. Ellos apelan a que ningún rey, príncipe ni señor exigió cosa semejante a ningún mago, ni astrólogo, ni caldeo (es decir vidente babilónico).
  13. Ellos se olvidaban que le hablaban a un rey que no iba a tener misericordia de ellos.
  14. Así que pronuncia sentencia de muerte contra todos los sabios de Babilonia, si no se satisfacía su deseo y una misma sentencia había de ser para todos ellos y ahí estaba Daniel y los demás.

  1. Se publica, pues, el edicto correspondiente y aunque Daniel y sus compañeros no habían sido llamados ante la presencia del rey, no por eso quedan exentos.
  2. Dios estaba a favor de Daniel y de sus compañeros. Además, quedarían a salvo también los compañeros caldeos.
  3. Daniel sabía trabajar con los hombres, aunque estaba lejos de todo este asunto. ¿Cuál era la causa del edicto que se publicaba de parte del rey? Tan apresurados estaban todos para matarlos.
  4. Daniel pide tiempo y se le da el tiempo para consultar a Dios, a él y a sus compañeros. Clamarían a Dios para que les revelase el sueño del rey. No fue adivinando, sino por revelación.
  5. Se fue a solas, para su casa, para estar con Dios. Sus compañeros también se fueron a implorar misericordia al Dios que revela todo misterio. Misterioso era el sueño, algo secreto y oculto.
  6. Daniel tiene la revelación. En gratitud, Daniel bendijo al Dios del cielo. Dios le había dado a conocer el asunto del rey.

Attachments

Share it: