page title img

Lección 3: Esdras 3

Lección 3: Esdras 3

Print Friendly

esdras-3-leccion-3

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Estudios Bíblicos del Viejo Testamento

Libro: Esdras

Lección 3: Esdras 3

1. Se levanta el altar. Se cree que en primavera llegaron y el séptimo mes, había como una organización.

2. En las ruinas levantaron viviendas para las familias en Jerusalén y en las cercanías. Dirigieron su atención a la edificación del altar de sacrificios.

3. Levíticos 23:24 El septiembre de nosotros, cuando correspondía celebrar la fiesta de los tabernáculos, resolvieron celebrar esta festividad religiosa, como si el templo hubiese sido completamente restaurado.

4. Jesúa, era el nieto de Seraías, el sumo sacerdote muerto por Nabucodonosor en Ribla (2 Reyes 25:18-21).

5. Su padre Josadac había sido llevado cautivo a Babilonia y allí murió algún tiempo antes de este acontecimiento.

6. Zorobabel, hijo de Pedaías (1 Crónicas 3:19). Edificaron el altar del Dios de Israel para ofrecer sobre él el holocausto.

7. Fue de una necesidad urgente e inmediata; a fin de primero, hacer propiciación por sus pecados; en segundo lugar, para que recibiesen la bendición divina sobre sus preparativos para el templo, como también para animar sus sentimientos de piedad y patriotismo para la prosecución (continuación de una cosa que ha empezado) de aquella obra nacional.

8. Y asentaron el altar sobre sus bases, es decir, lo levantaron sobre el cimiento antiguo, de modo que ocupó tan exactamente como fue posible el sitio donde había estado antiguamente.

9. Tenían miedo de los pueblos de la tierra. Estaban en medio de enemigos de ellos y de su religión; y por eso, erigieron el altar.

10. El peligro debería despertar en nosotros el amor al cumplimiento del deber. El mejor uso que podemos hacer de nuestros temores es que nos ayuden a ponernos de rodillas.

11. Ellos reavivaron en aquel tiempo los sacrificios diarios y en el día decimoquinto de aquel mes empezó la fiesta de los tabernáculos. Como lo había hecho Salomón antiguamente; Tiro y Sidón les proveerían de obreros y el Líbano de media, conforme a las órdenes dictadas por Ciro acerca de esto.

12. Se echa el cimiento del templo. Pusieron a los levitas para estar a cargo de la obra. Quienes la comenzaron, Zorobabel, Jesúa y sus hermanos pusieron sus corazones en la obra.

13. Los levitas que activaban la obra se hicieron como un solo hombre, para activar a los que hacían la obra, fortaleciendo las manos con el ánimo que les daban. Acuérdense eran ruinas, no como Salomón empezó.

14. Cómo fue alabado Dios al echar los cimientos del templo, los sacerdotes con las trompetas prescritas por Moisés y los levitas con los címbalos ordenados por David, acompañaban el canto de ese himno que nunca se pasará de moda y que nuestras lenguas no deben jamás cansarse de entonar: Porque Jehová es bueno, porque para siempre es su misericordia.

15. Los jefes de las casas paternas, levitas y sacerdotes los que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz.

16. Aquellas dolorosas emociones por el triste contraste entre las circunstancias prósperas en que fueron puestas los cimientos del primer templo y el estado desolado y reducido del país y la ciudad cuando se empezaba a construir el segundo.

17. No había magnificencia ni suntuosidad pues lloraban en alta voz. Los que comprendían la miseria de carecer de templo alababan a Dios con gritos de júbilo cuando vieron que se echaban los cimientos.

18. Para éstos, hasta los fundamentos les parecían cosa grande, como vida entre los muertos. Los gritos de júbilo eran tan grandes, que se oía el ruido hasta de muy lejos.

19. Fue una señal de debilidad mezclar esas lágrimas con el júbilo de los demás hasta empañarlos y casi contrarrestarlos.

20. Como sacerdote y levitas debían haber aprendido y enseñado a otros a cómo comportarse correctamente en diferentes circunstancias, a fin de que el recuerdo de las antiguas aflicciones no anegara el sentimiento de las presentes misericordias.

Attachments

Share it: