page title img

Lección 05: Ester 5

Lección 05: Ester 5

Print Friendly

leccion-5-ester-5

Iglesia Cristiana Mega Zoe

Estudios Bíblicos del Viejo Testamento

Libro: Ester

Lección 5: Ester 5

  1. ¡Cuán decidida estaba Ester!, se vistió de su vestido real.
  2. El vestirse con ropa real, en tal ocasión era decir que ella está determinada a la lucha; oración, ayuno, ahora actuar con la emoción de su devoción, estaban frescas en su espíritu, va al rey.
  3. Su posición elevada, le puede ir bien porque buscó al Dios de Israel.
  4. Ester estaba frente al miedo, gran decisión que había que temer, pero esa búsqueda espiritual, la llenaba de gran esperanza en el Dios que invocó.
  5. Necesitaba el favor del soberano rey; necesitaba no tan solo su seguridad, era también la de su pueblo, que estaba como débil, estaban para perecer todos, era el favor de Asuero en estos momentos.
  6. Ella obtuvo gracia de inmediato ante sus ojos.
  7. ¿Qué tienes… tu petición?
  8. Algo le vio en su rostro, en sus ojos.
  9. En ella su temor era perecer y no iba entonces ayudar al pueblo, era lo que Mardoqueo le había hecho sentir.
  10. El rey le promete hasta la mitad del reino.
  11. Orar y no desfallecer en la lucha.
  12. Pareciera algo sencillo, que vengas y comas, pero que Amán, también vaya.
  13. Había de descubrir a Amán, pero con astucia, estaba bregando un asunto de vida o muerte.
  14. Ella tenía que ir con astucia, tenía que ser rápido, pero no con desesperación que perecieran todos, no era esa la lucha, era que todos pudieran vivir.
  15. Ella necesitaba descubrir las intenciones de oportunidad de inventar excusas e impedir que persuadiera al rey a seguir adelante con la ejecución del decreto.
  16. El rey ajeno de todo, de muy buena gana, aceptó la invitación de Ester y ordenó que viniese Amán con él.
  17. ¡Qué feliz Amán! El que se creía el grande, eso le llenó mucho.
  18. En el banquete después de tener el corazón contento le pregunta a Ester cuál era su petición.
  19. En tranquilidad esperando el momento, su petición fue que viniese a otro banquete, pero en su departamento, también con Amán.
  20. Amán se sintió superior a todos, la soberbia del corazón se infló más que nunca.
  21. El rey entiende que Ester expresa hacia él una gran reverencia, pareciera que en el desespero de ella lo que había era una gran calma.
  22. Amán, ahora tenía su orgullo más hinchado por el honor que Ester le hacía al invitarle de nuevo a un banquete.
  23. Salió de allí contento y alegre.
  24. Diría me la comí con mis grandes conversaciones, pareciera que Ester quería más, deseaba su compañía, tal como la del rey.
  25. Como siempre Mardoqueo estaba dispuesto a no prestar homenaje a Amán: no se levantó ni se movió de su lugar cuando Amán salió del palacio.
  26. Amán, ahora más que estaba lleno de soberbia, altanería, altivez, más superior se sentía sobre Mardoqueo más rabia y coraje.
  27. Ahora más determinado para destruir a Mardoqueo, pensó que la astucia de Ester era para él más favor en el reino; no pensó nada sobre que Ester era judía, estaba luchando por su pueblo.
  28. El problema de sentir soberbia sobre todos, es que embrutece la mente; con tanto orgullo y rabia, ¡pobrecito de él!, le espera su día y lo alcanzó.
  29. Cuanto más estaba hinchado de soberbia, tanto más enojado se sentía Amán por el desaire de Mardoqueo.
  30. Ahora la mujer de Amán aconsejando la maldad del marido y sus amigos, que iban a tener muchos favores al Amán ser el segundo.
  31. Le sugieren que se vengue de los desaires de Mardoqueo, preparando una horca y al día siguiente pedirle al rey colgar a Mardoqueo, tú eres el favorito.
  32. La propuesta agradó mucho a Amán; de inmediato, mandó a preparar la horca.
  33. Quedaba satisfecho su altanería, su soberbia; qué bueno le fue escuchar lo que quería oír, aquel hombre soberbio.
  34. Al ser tan alta (la horca), todos los espectadores podrían contemplar la ejecución cómodamente.

Attachments

Share it: